Que nadie cante victoria: el móvil no ha matado al PC todavía, y no parece que vaya a conseguirlo por sí solo. Sí, las ventas de ordenadores comerciales han seguido cayendo en 2016, pero el último informe de IDC acaba de ajustar su pronóstico con algo de optimismo.

Según la firma de investigación estadounidense, a final de año los fabricantes de PC habrán enviado 258,2 millones de ordenadores, un 6,4% menos que en 2015 (la estimación anterior era de un 7,2%). Las cosas mejorarán aún más en 2017, año en el que IDC espera que las ventas caigan solo un 2,6% con respecto al periodo anterior. Sigue siendo una caída, pero es una caída suavizada.

Advertisement

Advertisement

Serán las ventas de portátiles las que crezcan, mientras que los ordenadores de sobremesa parecerán un encefalograma plano. ¿La explicación? El mercado de los móviles está madurando, y la presión que ejerce sobre el PC ya no es tan grande. Al mismo tiempo, el mercado de las tablets no supone una amenaza tan importante como la que los analistas predijeron. ¿Quién usa su iPad para trabajar o estudiar? No es tan cómodo como lo pintaron.

Mirando hacia el futuro, IDC predice un crecimiento negativo del 0,8% para los ordenadores en 2020. Por entonces el mercado movería 250 millones de unidades. Sí, el móvil habrá dejado muy atrás al PC y lo habrá reemplazado en la mayoría de sus tareas, pero los ordenadores todavía no están muertos ni tienen planes de desaparecer. [IDC vía betanews]