En las últimas horas se ha generado una curiosa y sorprendente polémica por la política de privacidad de las SmartTV de Samsung. Estas teles se pueden manejar con la voz y Samsung avisa que si tus palabras incluyen datos personales, la tele los puede transmitir a terceras compañías. ¿Normal u orwelliano?

Lo que empezó como un hilo sin aparente importancia en Reddit sobre la política de privacidad de las SmartTV de Samsung ha acabado en polémica en Internet con especialistas en privacidad y cientos de usuarios debatiendo sobre el tema. Samsung incluso ha tenido que pronunciarse al respecto. ¿Qué ha generado la polémica? Este párrafo en concreto en la política de privacidad de las SmartTV de la coreana (énfasis en negrita añadido por nosotros):

Puedes controlar tu SmartTV, y utilizar muchas de sus funciones, con comandos de voz. Si activas el Reconocimiento de Voz, puedes interactuar con tu SmartTV utilizando tu voz. Para ofrecerte la función de Reconocimiento de Voz, puede que algunos comandos de voz (además de información sobre tu dispositivo, incluyendo los identificadores del mismo) se transmitan a terceras compañías que convierten la voz en texto para ofrecer el servicio de reconocimiento de voz. Adicionalmente, Samsung y tu dispositivo podrían almacenar comandos de voz y textos asociados para ofrecerte el servicio de Reconocimiento de Voz y evaluar y mejorar las funciones. Por favor, sé consciente de que si tus palabras habladas contienen información personal o sensible, esa información estará entre los datos capturados y transmitidos a terceras compañías a través del uso del Reconocimiento de Voz.

En otras palabras: las SmartTV de Samsung están conectadas a Internet, te escuchan y pueden enviar lo que le digas a otras compañías. Y si delante de la tele dictas tu número de tarjeta de crédito o explicas tu vida sentimental, la tele podría enviar también esa información. Miembros de la Electronic Frontier Foundation (EFF) ya han comparado semejante política de privacidad con la novela 1984 de George Orwell:

¿Tiene sentido el debate? Samsung ha explicado a The Daily Beast que, básicamente, no hace nada ilegal ni diferente a servicios similares en televisores y otros dispositivos. Recuerda además que los usuarios pueden optar por desactivar la función de Reconocimiento de voz o incluso desconectar al completo la tele de Internet. En Tom's Guide señalan también que no es la primera vez que ocurre una polémica similar con los televisores conectados, LG se vio en una situación parecida en 2013.

Advertisement

En Gizmodo en Español hemos contactado también con Samsung, quien aclara que en ningún momento "vende" los datos a terceros, pero sí los proporciona para ofrecer el servicio. Eso sí, siempre y cuando el usuario tenga el servicio activado:

El reconocimiento de voz, que permite al usuario controlar el televisor utilizando comandos de voz, es una característica de Samsung Smart TV, que puede ser activada o desactivada por el usuario. Los consumidores deberían habilitar la capacidad de reconocimiento de voz, los datos de voz que consten de comandos de televisión, o frases de búsqueda, solamente. Los usuarios pueden reconocer fácilmente si la función de reconocimiento de voz se activa debido a que un icono de micrófono aparece en la pantalla .

Samsung no vende los datos de voz a terceros. Si el consumidor consiente y utiliza la función de reconocimiento de voz, se proporcionan los datos de voz a un tercero durante un registro de comando de voz solicitado. En ese momento, los datos de voz se envían a un servidor, que busca el contenido solicitado y, a continuación, devuelve el contenido deseado a la TV.

Es curioso que surja este debate ahora cuando hay servicios, con y sin voz, en teles y en cualquier otro dispositivo (consolas incluidas), que llevan compartiendo nuestros datos con terceras compañías, personales, privados y de todo tipo. Es cierto que la escucha siempre activa añade un componente inquietante pero, ¿realmente está haciendo Samsung algo ilegal? No. ¿Diferente a sus competidores? Tampoco, aunque sería interesante comparar una a una las políticas de privacidad de las teles conectadas a Internet y con reconocimiento de voz. Seguro que encontramos diferencias muy reveladoras. Aún así, tal vez hace ya demasiado tiempo que hemos asumido haber perdido la privacidad en Internet. Y a muchos les da igual. Ese, y no otro, es quizás el verdadero gran problema. [vía The Daily Beast y Tom's Guide]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)