Kevin Lee va a ir a la cárcel y no sabemos si antes quizá debiera pasar por una institución mental para que le den un repasito. Este californiano de 45 años está siendo juzgado por robar casi cinco millones de dólares en la empresa para la que trabajaba. Un millón se lo ha fundido en el juego Game of War.

Game of War: Fire Age es un juego de estrategia para plataformas móviles cuyo mayor encanto probablemente sea tener a Kate Upton en sus anuncios para televisión. El juego es malo de solemnidad, pero eso no ha impedido al señor Lee fundirse la friolera de un millón de dólares en compras dentro de él. No ha trascendido si Kevin Lee se ha pasado el juego o ha logrado algún tipo de récord en sus batallas. Además del millón de dólares en Game of War, Lee dilapidó el resto en cosas como coches y muebles de lujo o entradas vip para la NBA.

La sentencia llegará en marzo de 2017. Lo más probable es que le apliquen la pena máxima por delito de fraude, que son 20 años de prisión y una multa de 250.000 dólares. También está acusado de un delito de blanqueo de dinero que le puede acarrear una segunda condena de 20 años más y una sanción de medio millón de dólares. [Departamento de Justicia de Estados Unidos, vía Kotaku]