En tan sólo cuatro horas y partiendo de cero, la IA de Google aprendió todo el conocimiento del ajedrez de la historia

Aunque para un peque√Īo n√ļmero de genios el ajedrez es un juego sencillo, se dir√≠a que para los est√°ndares humanos no lo es. Para esa IA impulsada por una ‚Äúmentalidad‚ÄĚ casi alien√≠gena de Google es pan comido: AlphaZero logr√≥ dominar todo el conocimiento ajedrec√≠stico en unas horas.