Foto: Brian Klug (CC).

Internet es un lugar maravilloso para explorar, ¿cierto? Pero al igual que cualquier destino al que te dirijas, si no te mantienes seguro las cosas podrían terminar bastante mal. Afortunadamente no necesitas ningún tipo de diploma o estudios avanzados en redes y computación para mantenerte seguro mientras estás en línea; solo necesitas leer y tomar en cuenta estos 12 trucos sencillos, los cuales van a minimizar cualquier riesgo de que algo salga mal mientras navegas en Internet.


Mantén tu software actualizado

Las actualizaciones silenciosas y en segundo plano puede que a veces sean algo molestas, pero son algo muy importante en cuanto a mantenerte seguro. Y es que esta es la principal razón por la que sistemas operativos y navegadores se suelen actualizar constantemente. Así que instala las actualizaciones siempre que todas tus aplicaciones te avisen de alguna (y no solo actualices tu navegador).

Advertisement


Limpia tu navegador

Desinstala las extensiones del navegador que no utilices y en las que no confíes completamente, porque estas podrían perjudicar su rendimiento o incluso espiarte sin que lo sepas. Accede a la página que muestra la extensiones en tu navegador desde el menú de configuración y allí podrías descubrir que tienes instaladas algunas que ni siquiera sabías. Asegúrate de eliminar todo lo que no te haga falta.


Activa la verificación en dos pasos

Muchísimas aplicaciones y servicios hoy en día cuentan con la opción de activar verificación en dos pasos en tus cuentas, tales como Google, Apple, Microsoft o Facebook, entre tantas otras. Básicamente esto quiere decir que usarás un mensaje de texto SMS o un código mediante una aplicación para poder iniciar sesión en conjunto con tu nombre de usuario y contraseña, lo cual puede evitar que otra persona acceda a tus cuentas incluso teniendo tus datos.

Sponsored


Revisa la actividad en tus cuentas

Algunas plataformas, tales como Facebook, Twitter y Gmail, te permiten revisar la actividad de inicios de sesión para ver si hay alguna actividad sospechosa de la que no estás al tanto (como por ejemplo que alguien haya accedido a tu cuenta de Twitter desde otro país). También es buena idea que revoques acceso a cualquier aplicación que ya no estés utilizando, para disminuir el riesgo de que alguien acceda a tus cuentas.


Protege tu móvil con una contraseña o PIN

Si alguien toma tu móvil y no cuenta con alguna medida de seguridad en la pantalla de bloqueo, esta persona podrá tener acceso a tus cuentas en redes sociales e historial de navegador web (en conjunto con los usuarios y contraseñas que tengas sincronizados aquí). Así que recomendamos añadir un bloqueo por patrón, un código PIN o el uso de huella dactilar para asegurarte de que haya una medida de seguridad que impida que cualquiera acceda a tu smartphone.


Protege tu sesión en el ordenador

Ya sea en un ordenador de escritorio o un portátil, es necesario que protejas el acceso a tu sesión para así impedir que alguien revise tu navegador (junto con todas las contraseñas que tienes asociadas a él) y tus aplicaciones. Es recomendable añadir una contraseña o algún método de protección, y asegúrate de que Windows o macOS estén configurados para que exijan una contraseña cuando la enciendas, despierte de reposo o pase cierta cantidad de tiempo sin que lo hayas usado.


Aprovecha el cifrado de extremo a extremo

Los mensajes cifrados no pueden ser leídos por nadie más que el que los envía y el que los recibe, incluso si alguien más intenta acceder a ellos no va a poder. Es recomendable que solo introduzcas tus datos sensibles en páginas web cuya dirección comience con “HTTPS” (en la barra del navegador mostrarán un candado verde), y también recomendamos que uses plataformas de mensajería realmente cifradas como WhatsApp o Signal para tus debates más importantes y de temas confidenciales.


Ten cuidado en las redes WiFi públicas

El problema con las redes WiFi públicas es que son públicas; al igual que tu puedes conectarte también lo puede hacer cualquier otra persona. Lo que significa que debes tener mucho cuidado con los archivos que estás compartiendo, las páginas web que estás visitando e incluso es recomendable instalar algún VPN si aún no lo has hecho. Es preferible que no accedas a páginas web con datos muy sensibles (como cuentas bancarias, por ejemplo) desde estas redes.


No compartas más de lo que necesites

Ten en cuenta que redes sociales como Instagram y Twitter son públicas por defecto, lo que quiere decir que cualquiera podrá ver dónde estás y qué estás haciendo si compartes demasiado. Así que recomendamos evitar marcar tu ubicación en las fotos que publiques cuando estás en tu casa o el trabajo, por ejemplo. Facebook tiene una serie de opciones para que solo algunas personas vean tu ubicación, y deberías usarla.


Asegura tus cuentas más importantes

¿Podría cualquier persona llamar a tu banco o proveedor de Internet y hacerse pasar por ti? Recomendamos revisar que toda tu información clave que podría ser usada para identificarte (como cumpleaños, nombres de mascotas, direcciones) no esté disponible en línea, para que nadie pueda suplantar tu identidad. Y también es importante aprovechar cualquier medida de seguridad adicional que te ofrezcan las plataformas de tu banco y otras de carácter sensible.


Usa herramientas para seguridad online

Existen muchas herramientas gratuitas y pagas para ayudarte a mantener seguras tus actividades en Internet y añadir una capa adicional de protección a tu navegador. Recomendamos que escojas alguna con buena reputación y, por supuesto, siempre la mantengas actualizada.


Usa trucos de la vida real

No todas las medidas de seguridad que puedes utilizar son digitales. Algunos de los nombres más importantes de Internet son conocidos por poner cinta adhesiva sobre su cámara web para evitar que algún curioso los observe. También es recomendable conectar tu ordenador a Internet mediante un cable y no WiFi cada vez que puedas (dado que es más difícil de hackear dee esta forma) y por favor no mantengan contraseñas e información sensible anotadas en papelitos, libretas ni mucho menos en tu ordenador, porque le estarán facilitando el trabajo a cualquier hacker que quiera acceder a tus cuentas.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.