Imagen: Chris Ringeval/Wikimedia Commons

A lo largo de los años la teoría del Big Bang ha sufrido variaciones e incluso teorías totalmente contrarias, todas tratando de explicar algo tan grande como es el origen del Universo. Ahora dos versiones muy distintas han enfrentado a la comunidad de físicos. Hasta 33 ilustres han lanzado una carta para posicionarse.

1981, ese fue el año en el que el profesor del MIT Alan Guth propuso una variante de la teoría del Big Bang que se conoce como la teoría del universo inflacionario. La teoría venía a dar respuesta a algunos de los problemas que se planteaban. La idea básica era que el universo habría sufrido en sus comienzos una breve etapa de expansión muy rápida.

Advertisement

De esta forma, regiones del universo que inicialmente estaban muy próximas (e interconectadas) se alejarían y dejarían de estarlo. Por otra parte, esta expansión rápida conduciría a una curvatura esencialmente plana y se produciría algo parecido a lo que ocurre cuando inflamos un globo: cuanto más aumenta de tamaño más disminuye la curvatura de su superficie. Básicamente, la teoría inflacionaria postula que el universo se expandió rápidamente a partir de un entorno inestable similar al vacío.

Teoría inflacionista. Wikimedia Comons

Esta teoría ha sido apoyada por eminencias y Premios Nobel como Stephen Hawking, Leonard Susskind o Lisa Randall, y ahora un grupo de científicos han publicado Scientific American que no, que esta teoría no es ni siquiera ciencia.

Advertisement

¿Las razones? El artículo publicado bajo el título de Pop Goes the Universe dice que las observaciones astronómicas actuales han limitado la teoría de la inflación de una manera que hace improbables los modelos que la apoyan. No sólo eso, los físicos Anna Ijjas y Paul J. Steinhardt de Princeton y Abraham Loeb de Harvard, refuerzan la teoría de la competencia, aquella que dice que el universo “se recuperó” a como es hoy después de un colapso. Según sus autores:

La cosmología inflacionaria, tal y como la entendemos actualmente, no puede ser evaluada usando el método científico.

La respuesta enfurecida de 33 físicos

Ilustración: Brown Bird Design

Decirle a estas eminencias que sus creencias no sólo no son válidas, sino que son tremendamente erróneas, es poco menos que declararles la guerra. Así fue como el propio Alan Guth junto a los colegas que desarrollaron la teoría del universo inflacionario han invitado al resto de eminencias a responder esa “otra versión” del origen del Universo. Según explicó Guth a nuestros compañeros de Gizmodo en Estados Unidos:

Estábamos en desacuerdo particularmente con las declaraciones que hicieron acerca de la estabilidad de la teorías de la inflación, las cuales creo que estaban completamente sin justificación. Además, pensamos que ya era hora de que alguien respondiera a esas objeciones.

La carta también se ha publicado en Scientific American y viene a resumir tales quejas. En esencia es un elaborado alegato sobre la teoría, la cual es definida como “muchos modelos, aunque jamás hemos pensado que todos sean correctos”. Los físicos recuerdan que entre las predicciones acertadas se encuentra la densidad de la masa promedio del universo, pero incluso con sus pros y sus contras, el punto que quieren remarcar es que mientras no exista una evidencia que lo desmienta, los modelos inflacionistas son la forma predominante de explicar el universo.

¿Y qué opina de todo esto Scientific American? Clara Moskowitz, la editora de la historia inicial en el medio, habló con nuestros compañeros explicando lo siguiente:

La pieza original encaja perfectamente en la vía de lo que Scientific American le gusta publicar y quiere hacer: organizar un debate científico saludable. Estamos encantados de ver a tantos científicos hablando de esto y en acoger todos los aspectos de la historia.

No deja de tener razón Moskowitz. Si algo ha quedado claro a lo largo de estos estos años es que nadie sabe con certeza cómo demonios se originó todo eso que llamamos Universo.