DARPA anunció en 2010 que estaba desarrollando un barco completamente autónomo capaz de atravesar el océano para encontrar y destruir los submarinos de naciones enemigas. Este jueves, la Marina de los Estados Unidos ha bautizado un primer prototipo desarmado y le ha puesto nombre: Sea Hunter, el cazador de los mares.

Estados Unidos tiene un problema con los submarinos, especialmente los pequeños, silenciosos y baratos con motor diésel-eléctrico. China ha expandido su flota rápidamente hasta el punto de superar en número a los americanos y Rusia no ha dejado de ponerse al día. El avance del sistema de propulsión independiente de aire permite a estas naves permanecer sumergidas durante semanas y ser muy difíciles de detectar y rastrear.

La solución se llama “navío de guerra antisubmarinos no tripulado de rastro continuo” o ACTUV. El Sea Hunter está diseñado para navegar por la superficie del océano bajo cualquier condición climática y en viajes de hasta dos y tres meses. Puede desplazarse de forma segura, sin necesidad de humanos que lo controlen a bordo o a distancia, mediante un sistema de cámaras y radar para esquivar otros barcos. Mide 40 metros de eslora y se impulsa con dos motores diesel. Puede alcanzar una velocidad de 27 nudos.

Imagen: DARPA

Cada ACTUV cuesta 20 millones de dólares, además de los $15.000-20.000 diarios de gastos operacionales —una pequeña parte de lo que supone al ejército mantener un buque de guerra tripulado. “Este es un punto de inflexión”, dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos, que espera contar con un grupo de barcos autónomos en el Pacífico occidental de aquí a cinco años. “Es la primera vez que tenemos un buque transoceánico totalmente robótico”, añadió.

El dron es capaz de alejarse hasta 3.000 kilómetros de su base, al acecho de los submarinos enemigos. Para ello emplen una combinación de sensores de alta tecnología y un sistema de control avanzado que evita colisiones y cualquier violación del derecho marítimo. Cuenta con varios tipos de radares y sistemas electro-ópticos para visualizar los alrededores, tanto de noche y de día. El laboratorio de física aplicada de la Universidad Johns Hopkins desarrolló el sónar principal de la nave y la empresa Spatial Integrated Systems se encargó de los algoritmos de navegación.

Imagen: DARPA

Está programado que el Sea Hunter parta de los astilleros de Vigor, en Oregón, el 17 de abril y se dirija a la base de la Marina de Estados Unidos en Yokosuka, Japón, conocida como la Séptima Flota. Durante los próximos 18 meses el barco tendrá que demostrar sus capacidades de navegación autónoma, sus funciones de rastreo de largo alcance y, en definitiva, si es realmente el futuro de las batallas navales. [DARPA vía Reuters]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.