Blue Origin sigue demostrando cómo avanzan sus planes de conquista espacial. La compañía de Jeff Bezos acaba de realizar la quinta prueba de su cohete New Shepard y fue todo un éxito. Esta vez probaron el sistema de evacuación para la nave que llevaría astronautas al espacio y, cómo no, el cohete volvió a aterrizar sano y salvo después de realizar su viaje.

La compañía de Bezos quería probar cómo reaccionaría la nave encargada de llevar a la tripulación al espacio en caso de emergencia. En la prueba la nave salió disparada y comenzó un descenso libre en la que usó dos sistemas de paracaídas para disminuir la velocidad y al final un sistema de propulsores que le permitieron aterrizar de forma controlada y con un impacto muy leve, ideal para la supervivencia de los astronautas que irían a bordo.

De resto Blue Origin le volvió a recordar a Elon Musk que su cohete también puede realizar aterrizajes controlados en vertical después de realizar su viaje. Por quinta vez consecutiva el New Shepard tocó tierra sin problemas después de su viaje. Ninguno de los cohetes de Bezos ha explotado, pero también es necesario recordar que ninguno ha realizado un viaje hasta alcanzar una órbita geoestacionaria, por lo que a Bezos le queda mucho camino por recorrer.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.