El famoso guepardo-robot del MIT tiene competencia. Científicos suizos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) han desarrollado un prototipo de robot capaz de imitar fielmente el movimiento de los gatos. Al menos, todo lo fiel que permite la robótica. El aparato pesa menos de 30 kilos (¡ayuda que no tiene cabeza!) y es capaz de correr bastante rápido, hasta 1,4 metros por segundo. No está mal, pero aún no es tan rápido como los gatos de verdad.

El objetivo del robot es crear un prototipo que sirva de base para futuros proyectos de investigación en locomoción y biomecánica. El avance se publica hoy en el Journal of Robotics Research. Según el EPFL, se trata del robot más rápido en su categoría y tamaño. Durante las pruebas, este minino mecanizado pudo recorrer siete veces la longitud de su cuerpo en un segundo, es decir, hasta 1,4 metros por segundo, algo complicado de conseguir de forma estable.

La clave está en sus patas, que imitan casi a la perfección a las de un gato: tienen exactamente las mismas proporciones y partes (tres segmentos principales articulados) que las de los animales. Ahora, solo le falta tener cabeza. [EPFL vía Engadget]

Advertisement