La seguridad ya no es una moda. Con cada vez más gobiernos y empresas poniendo sus ojos sobre nuestros datos es conveniente adoptar cuantas más precauciones mejor. Para curarnos en salud, nada mejor que un router basado en TOR con el que navegar de forma anónima desde cualquier parte.

El proyecto implica, obviamente, una Raspberry Pi, concretamente la popular Raspberry Pi 2. Para dotar a la placa de conectividad wifi, el tutorial recurre a dos adaptadores USB, pero la nueva Raspberry Pi 3 tiene ya esta conectividad integrada.

Advertisement

Eso, un adaptador de corriente y una tarjeta MicroSD en la que cargar la variante de Linux Raspbian bastan para convertir la placa en un punto de acceso seguro para tus dispositivos. Lo que hace es conectarse a redes WiFi no seguras mediante Ethernet o WiFi, y filtrar todo el tráfico a través de una VPN segura implementada mediante la red TOR. No solo vale para computadoras. Incluso podemos conectar chismes inalámbricos como Chromecast.

El vídeo de Make a continuación explica el proceso someramente, pero las instrucciones completas (en inglés) se encuentran también en su web. [Makezine vía Manu Contreras]

Sponsored

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)