Confirmado: a más dinero, más felicidad. Un estudio de la Universidad de Michigan ha analizado si, una vez cubiertas las necesidades básicas, más dinero se asocia a más felicidad. Tras estudiar datos sobre renta e indicadores de felicidad en países ricos y pobres, concluyen que ambos está directamente relacionados. Puedes acceder aquí al estudio completo.