AP

El antiguo alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, está coordinando un esfuerzo junto con otros 30 alcaldes, 80 presidentes de universidades y más de 100 negocios para independientemente cumplir con el objetivo del pacto de París—que es reducir las emisiones de carbón de Estados Unidos y también de otros países— el New York Times informó esta semana. Además, 83 alcaldes han firmado el Acuerdo de Alcaldes Sobre el Clima (Climate Mayors Agreement en inglés) con el fin de reducir las emisiones de carbón de forma independiente.

El jueves el Presidente Donald Trump anunció que Estados Unidos se uniría a Siria y Nicaragua en renunciar participar en el acuerdo histórico sobre el clima, que fue ratificado por el antiguo Presidente Barack Obama en 2016 y firmado por 195 países. Trump mencionó a docenas de falsedades, ya desmentidas, para justificar su abandono del pacto, algo que provocó una reacción negativa inmediata de la comunidad internacional, de su propio Secretario de Estado de Trump, Rex Tillerson y de diplomáticos y grandes empresas estadounidenses como Apple, Microsoft e Intel.

Advertisement

Los líderes estatales y locales también han dejado claro que no están de acuerdo con la decisión de Trump y continuarán sus esfuerzos para combatir el cambio climático. Actualmente, el Acuerdo de Alcaldes Sobre el Clima es un compromiso entre más de 80 ciudades, entre ellas Austin, Palo Alto y San Francisco, en el que se determina ignorar la orden ejecutiva firmada por Trump en marzo que debilitó el Plan de Energía Limpia (Clean Power Plan), una de las principales regulaciones energéticas de Obama, que hubiera obligado que los estados establecieran objetivos para reducir las emisiones de las plantas eléctricas.

A diferencia de Trump, los alcaldes quieren mantener los objetivos del plan. Varias de estas ciudades también se han unido a un plan propuesto por el antiguo alcalde Bloomberg. El alcalde ha creado una coalición de ciudades, estados y empresas que coordinarán con las Naciones Unidas directamente para establecer objetivos para reducir las emisiones de carbón.

Por ahora, no está claro cómo funcionará esta coordinación. El pacto de París fue diseñado para países, no ciudades individuales. Según el acuerdo, los países tenían que tener sus propios objetivos y luego crear políticas para cumplirlos. Esta nueva iniciativa aparentemente significaría que un gran número de localidades dentro de un país, coordinarían con un organismo internacional. Se trata de un esfuerzo diplomático completamente nuevo.

Advertisement

Para seguir cumpliendo al pacto, las ciudades pondrán su atención en expandir las fuentes de energías renovables para servicios, lanzar proyectos de infraestructura que sean más eficientes energéticamente hablando y ofrecer subvenciones para clientes que compren coches eléctricos y paneles solares.

Estados Unidos ha cumplido casi la mitad de su objetivo de reducir emisiones de carbón—que es reducir emisiones por aproximadamente un 25% para el año 2025— establecido en el acuerdo de clima de París. Iba por buen camino para cumplir lo acordado hasta que Trump empezó a desregular ciertas medidas rápidamente. Aunque algunos investigadores han estimado que Estados Unidos no alcanzará su objetivo, el antiguo alcalde Bloomberg declaró en una carta a las Naciones Unidas que cree que su coalición ayudará al país a cumplir lo acordado.

Además, la nueva coalición demuestra que aunque el liderazgo de Estados Unidos ha abdicado su responsabilidad para combatir el cambio climático, el pueblo no ha hecho lo mismo.

[New York Times y Curbed]