La noche del pasado martes, 22.000 personas se reunieron en Twitch para seguir, en directo, el primer combate entre robots gigantes de la historia. El vídeo ya ronda los dos millones de visualizaciones, pero a medida que el número de espectadores crece, también lo hace la sospecha de que está trucado.

Hoy, los propios organizadores del combate, la compañía estadounidense Megabots, han reconocido que el vídeo no es en riguroso directo. Se trata de diferentes tomas que se grabaron y editaron a lo largo de varios días consecutivos. Hasta se hicieron pausas para realizar algunas reparaciones para que el combate pudiera continuar. Matt Oehrlein, co-fundador de Megabots explica a Motherboard:

El duelo se filmó a lo largo de una serie de días y todo el tiempo invertido en reparaciones se eliminó. La acción es real y tan solo intentamos crear el combate más entretenido posible. Preferimos dejar que sea el vídeo el que hable por sí mismo.

No puede negarse que el show es entretenido, pero es inevitable poner en tela de juicio lo futurista o tecnológicamente avanzado de las máquinas en liza. Los movimientos de las extremidades, por ejemplo, estaban programadas con antelación y los pilotos tan solo tenían que apretar un botón para activarlas.

Advertisement

El hecho de que el combate finalizara tan abruptamente o de que hayan tenido que parar a hacer reparaciones tampoco dice nada en su favor. Al final queda la duda de si el combate entre Eagle One y Kuratas no es más que un espectáculo de camiones monstruo glorificado. [vía Motherboard]