Como un señor. Markus Boesen se propuso jugar a Elite: Dangerous pero además hacerlo mejor nadie. El resultado es un setup que consta de 3 pantallas a 5760 x 1080 de resolución, un sistema de head-tracking para variar el movimiento de la cámara según su punto de vista, reconocimiento de voz y una serie de joysticks de Saitek que lo ponen, virtualmente, a los mandos de una nave en el espacio.

Eso sí, y con todos los respetos para un grandísimo juego como es Elite: Dangerous, yo veo ese vídeo y en lo único en que puedo pensar es en usarlo para recorrer galaxias a base de saltos de warp en No Man's Sky. Y no es que sea un juego de simulación, propiamente dicho, pero a un poquito de Battlefield 4 tampoco le hacía ascos. [Vía: Kotaku]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)