No han pasado ni 24 horas desde que se colgó esta escena adorable que va camino de convertirse en un éxito. Rayna se acerca a jugar con su nuevo amigo en la calle. De lo poco que acertamos a entender la niña le dice “hi wobot”. Claro que “wobot” no es un robot, se trata de un calentador de agua roto.

Esta escena me recuerda una cosa. Si finalmente llega el día en el que el alzamiento de las máquinas se confirma y se hacen con todos nuestros trabajos y el ecosistema que hemos creado durante tanto tiempo, ¿seguiremos queriendo a los robots (o los wobots) como lo hace Rayna? Visto así, si llega ese día esta pieza puede servir como muestra de nuestro carácter “conciliador” en ese hipotético nuevo escenario. [The Verge]