Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

Una mezcla entre "un tren bala, un concorde, y una mesa de hockey sobre aire". Con esas palabras definía Elon Musk su creación, el Hyperloop. Después de mucha especulación, y mucha expectación, es hora de levantar el telón y mostrar cómo es en realidad esta tecnología que aspira a revolucionar el transporte terrestre. Acompañadnos en este viaje al futuro a 1.100 km/h.

Ocupado como está en el desarrollo de otros proyectos empresariales como Tesla Motors y Space X, ya se sabía que Musk no iba a participar directamente en ningún proyecto que materializara el Hyperloop. Lo que veremos hoy son ideas y detalles teóricos sobre este medio de transporte.

Los primeros detalles previos a la comparecencia oficial de Musk nos llegan de una entrevista publicada en Bloomberg. En ella Musk define el Hyperloop como un sistema de cápsulas de aluminio que viajan en el interior de un tubo de acero cuyo trazado discurre sobre pilares. En algunos tramos, no obstante, el tubo puede soterrarse para evitar áreas pobladas. Si Musk no ha contemplado que todo el sistema sea subterráneo es porque eso dispararía los costes del proyecto.

La cápsula

Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

Comencemos por hablar de las cápsulas en las que, con suerte, viajaremos algún día por el interior del Hyperloop. Sobre estas líneas tenéis las primeras imágenes conceptuales que el propio Musk ha publicado en el blog de Tesla Motors. Las cápsulas están presurizadas y se mueven sobre un colchón de aire pensado para reducir el rozamiento.

Según los diseños de Musk, cada cápsula tiene una capacidad para un máximo de 28 pasajeros. La distribución de asientos busca optimizar la anchura general del conjunto. En el futuro también se podrían adaptar cápsulas para que transporten tres coches de tamaño medio.

Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

Musk calcula que la distancia entre cápsulas cuando están estén en funcionamiento debe ser de 37 kilómetros para permitir una frenada segura en caso de incidencia. Teniendo en cuenta la capacidad de las cápsulas, eso arroja una media de 840 pasajeros en tránsito por hora.

Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

Desde el punto de vista del pasajero, Hyperloop será una experiencia bastante distinta de viajar en un avión o en un tren de alta velocidad. El espacio es individual, muy angosto (130 cm de ancho por 110 de alto), y no hay ventanillas. En su lugar hay unos asientos muy reclinados y un sistema de entretenimiento personal. Los laterales del habitáculo mostrarán paisajes como si fueran ventanillas reales.

La clave: un compresor de aire

Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

Pensemos en Hyperloop por un momento como en algo muy parecido a un cañón Gauss en el que se propulsa un proyectil por el interior de un tubo. La aceleración de la cápsula se produce mediante electroimanes sólo que, en vez de tener que imprimir más aceleración a lo largo todo el trayecto, ideamos una manera de reducir el rozamiento de forma que el proyectil flote dentro del tubo y así prácticamente no sea necesario darle más velocidad.

¿Cómo se consigue esto? La respuesta es con aire comprimido. Las aproximaciones más convencionales a esta idea utilizaban compresores de aire externos a lo largo de todo el camino. En lugar de ello, Musk ha dotado a cada cápsula de un compresor propio alimentado por baterías. La clave de todo el proyecto Hyperloop es precisamente ese compresor (el ventilador que veis en el boceto sobre estas líneas) que bombea el aire a su paso.

El tubo

Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

La cápsula viaja por el interior de un tubo de acero presurizado para reducir la resistencia del aire. La idea es que haya dos tubos separados para cada sentido del viaje. En los tramos en los que el circuito sea elevado, los tubos estarán sustentados por pilares de seis metros de altura repartidos a una distancia de treinta metros entre sí. Cada pilar dispondrá de sus propios sistemas de compensación para estabilizar los tubos independientemente de la climatología o los movimientos sísmicos. El sistema es parecido a los contrapesos o Mass Dampers que utilizan algunos rascacielos como el Taipei 101.

Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

Asimismo, paneles solares montados sobre la superficie exterior del tubo serán los encargados de suministrar energía al sistema. Como Musk prometía, Hyperloop se alimentará del sol, por lo que será energéticamente muy eficiente. De hecho, el sistema está pensado para generar más energía de la que necesita a determinadas horas del día.

El diámetro interno del tubo es de 330 centímetros, una medida que, según Musk, está optimizada para asegurar una cierta amplitud sin ceder eficacia al conjunto. Aparte de las estaciones de final de trayecto, es posible que pueda haber estaciones intermedias. En estos casos mantener la presión del aire dentro del tubo es crucial, así que las estaciones estarán dotadas de bombas de succión para equilibrar la presión en los desvíos hacia los carriles de deceleración.

Aunque el sistema puede, en teoría, soportar velocidades mayores, Musk recomienda que el Hyperloop se mantenga a un nivel que no eleve la gravedad que tengan que soportar los pasajeros por encima de 0,5g. Para ello el trazado debe de resultar lo más libre de curvas posible. Esta es una sugerencia de trazado ideada por el propio Musk.

Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

Coste

¿Cuánto vale todo esto? Según Musk, construir Hyperloop tendría un coste de unos 6.000 millones de dólares (solo para transporte de pasajeros) o 10.000 millones (para un modelo mayor capaz de transportar también coches). Las cifras están muy por debajo del sistema de trenes de alta velocidad que indignó a Musk y que hizo que este emprendedor comenzará a pensar en Hyperloop. A continuación os dejamos con una tabla que detalla los costes teóricos del sistema.

Hyperloop: así funciona el medio de transporte del mañanaS

La propuesta de Musk

Elon Musk ha publicado un extenso documento PDF, en el blog de Tesla Motors, en el que explica todos los detalles del Hyperloop. Si no tenéis problemas con el inglés y conocimientos de ingeniería, podéis leerlo aquí mismo. ¿Es Hyperloop realmente una revolución? Eso sólo el tiempo lo dirá, pero desde luego es un cúmulo de buenas ideas que, en las manos adecuadas, pueden, efectivamente, revolucionar el transporte. [Tesla Motors]

Hyperloop Alpha

****

Si no quieres perderte nada sobre tecnología, ciencia, diseño o videojuegos, puedes seguir nuestra cuenta de Gizmodo en Español en Twitter, Facebook o Google+