Hace unos días, el gobierno de Alemania prohibió a Facebook obtener los datos de usuario de WhatsApp. Otro países como Italia y Reino Unido podrían tomar medidas similares, pero ahora es la Agencia Española de Protección de Datos la que anuncia una investigación formal sobre el intercambio de información entre WhatsApp y su matriz.

El organismo público que vela por el derecho a la privacidad de los españoles ha iniciado actuaciones previas a una investigación para saber qué información de los usuarios de Whatsapp recogerá Facebook, con qué fines va a utilizar esos datos y durante cuánto tiempo los va a almacenar. La AGPD estudiará también las opciones que tienen los consumidores para oponerse a los cambios de privacidad (que, como vimos, no son muchas).

Advertisement

Advertisement

Por lo general, los usuarios aceptamos los nuevos términos de servicio de cualquier cosa sin leer una sola palabra del contrato. Sin embargo, estos cambios fueron recibidos con indignación en las redes sociales porque rompían oficialmente la barrera que separa a WhatsApp de Facebook desde que la segunda compró a la primera por 22.000 millones de dólares.

La nueva política de privacidad de WhatsApp permite que nuestro número de teléfono y otros datos personales estén en posesión de Facebook —para que esta pueda mostrarnos anuncios más relevantes—, y abre la veda para que otras empresas puedan comunicarse con nosotros mediante WhatsApp (una función que podríamos ver implementada muy pronto).

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.