Los cables de carga tienen la desagradable costumbre de escurrirse por el otro lado de la mesa. Hay muchas maneras de evitarlo, pero pocas tienen tanto encanto como utilizar las manos de las pequeñas figuras de Lego.

La clave está en sujetar las figuras mediante una pieza de Lego pegada en algún borde de la mesa. El invento puede servir, además, como llavero o para sujetar otros objetos de uso común. Es cuestión de echarle imaginación y un puñado de piezas que nos sobren. [vía Sugru]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)