La gala de los premios PlayStation en Tokio contó con una baja especialmente indignante: la de Hideo Kojima. El padre de la saga Metal Gear ni siquiera asistió a la ceremonia, pero no se trató de un desplante. Los abogados de Konami le impidieron hacerlo.

Por supuesto, no era solo una cuestión de asistir o no. De haberlo hecho, Kojima hubiera subido al estrado a recibir un merecido premio por Metal Gear Solid V. En lugar de ello lo hizo una representante de la compañía. El actor Kiefer Sutherland, encargado de poner la voz al protagonista del juego en la versión en inglés, también aceptó uno de los premios al juego en el apartado de sonido.

El periodista de videojuegos canadiense encargado de presentar la ceremonia, Geoff Keighley, no desaprovechó la oportunidad para dedicar unas palabras a Kojima para explicar su ausencia:

Como habréis podido comprobar, Hideo Kojima no está aquí con nosotros esta noche, y os quiero explicar un poco la razón. El señor Kojima tenía toda la intención de estar aquí. Desafortunadamente, un representante legal de Konami se puso en contacto con él poco antes de la gala para informarle de que no se le permitía participar en la cremonia ni aceptar ningún premio.

Las palabras de Keighley se detuvieron brevemente debido a un coro de abucheos que surgieron entre el público. Tras unos segundos prosiguió.

Hideo sigue siendo un empleado de la compañía sujeto a un contrato. No solo es decepcionante. Es inconcebible para mi que a un artista como él no se le permita venir a celebrar estos premios con el resto de su equipo.

El discurso improvisado del presentador pone fin a lois rumores de que el maestro Kojima no podía asistir por problemas de agenda. Ningún representante de Konami ha hecho declaraciones al respecto. [vía Kotaku]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter o Facebook :)