Arrancábamos la semana con la noticia de varios usuarios que vieron como sus flamantes Samsung Galaxy Note 7 se incendiaban espontáneamente y sin motivo aparente. Después de 35 reclamaciones, Samsung ha hecho oficial lo que todo el mundo temía: la batería del Note 7 tiene un defecto que puede hacer que el terminal se incendie.

El director de la división de móviles de la compañía, Koh Dong-jin, ha explicado en una rueda de prensa que el problema afecta a la batería cuando se está cargando. Tras la pertinente investigación, Samsung se ha ofrecido a cambiar los más de un millón de terminales que estaban ya en circulación para revisarlos y reemplazar su batería por otra en caso necesario. Según fuentes cercanas a Samsung, la incidencia solo afecta a uno de cada mil terminales, pero es imposible determinarlo sin un examen detenido.

Advertisement

El primer aviso del problema surgió en Australia, donde las tiendas han paralizado la venta del terminal y los operadores han comenzado a informar a los propietarios del teléfono del problema para coordinar su devolución.

La peor parte es que Samsung se ha visto obligada a suspender temporalmente el lanzamiento internacional del Note 7. El incidente es un auténtico jarro de agua fría para la compañía que llega en el peor momento posible: a solo una semana de la presentación del nuevo iPhone. [Yonhap vía Gizmodo Australia]

Sponsored


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.