Noticia: Sony ha hecho algo. Tras años sin dar un palo al agua, la división móvil de la compañía japonesa ha decidido salir a buscar la rentabilidad con un movimiento que no debería sorprendernos: eliminar de su cartera de smartphones el segmento que denominan “Premium Standard”.

En otras palabras: no esperes un nuevo Xperia X o un Xperia X Compact. Los que fueron lanzados en 2016 parecen ser los últimos de esa talla.

Esto es lo que ha pasado. Últimamente, Sony Mobile venía dividiendo su gama alta en dos segmentos: “Flagship” —lo mejor y más puntero de la compañía, como el Xperia X Performance y el Xperia XZ— y “Premium Standard” —dispositivos diseñados para ofrecer especificaciones casi de buque insignia, pero con un precio más razonable, como el Xperia X.

Sin embargo, los usuarios no recibieron estos teléfonos de gama alta-pero-no-del-todo-alta con el entusiasmo esperado, lo que se tradujo en ventas extremadamente mediocres. Si bien en Japón el volumen de ventas alcanzó un 85% del objetivo, fuera de Japón estos modelos “Premium Standard” se quedaron en un demoledor 31% de las ventas esperadas. Un fracaso.

Ahora Sony ha confirmado a los inversores que se centrará en los modelos más emblemáticos, como los Xperia XZ, y en su gama media, como los Xperia XA1, dejando de lado el segmento intermedio. Su objetivo es recuperar la cuota de mercado perdida con “tecnologías que solo Sony puede ofrecer”, como la cámara de 960 fps del XZ Premium.

[Xperia Blog]