Shigeru Miyamoto ha explicado a Mashable que el nuevo juego de Nintendo para móviles, Super Mario Run, solo funcionará si el teléfono está conectado a Internet. Es una decisión controvertida para una app que de entrada cuesta 10 dólares, pero tiene una motivación clara: evitar la piratería.

“Nuestro software es un activo muy importante para nosotros”, explica Miyamoto. “Queríamos ser capaces de aprovechar esa conexión de red para ofrecer el juego de una manera que proteja el software”.

Queda una semana para el lanzamiento de Super Mario Run, que llegará al iPhone y el iPad el 15 de diciembre (más tarde aparecerá también en Android). El juego se puede probar desde hoy en las distintas tiendas Apple de Estados Unidos. [Mashable]

Advertisement