Shigeru Miyamoto ha explicado a Mashable que el nuevo juego de Nintendo para móviles, Super Mario Run, solo funcionará si el teléfono está conectado a Internet. Es una decisión controvertida para una app que de entrada cuesta 10 dólares, pero tiene una motivación clara: evitar la piratería.

‚ÄúNuestro software es un activo muy importante para nosotros‚ÄĚ, explica Miyamoto. ‚ÄúQuer√≠amos ser capaces de aprovechar esa conexi√≥n de red para ofrecer el juego de una manera que proteja el software‚ÄĚ.

Queda una semana para el lanzamiento de Super Mario Run, que llegará al iPhone y el iPad el 15 de diciembre (más tarde aparecerá también en Android). El juego se puede probar desde hoy en las distintas tiendas Apple de Estados Unidos. [Mashable]