Imagen: AP

Donald Trump está de visita en Japón en una gira asiática de 11 días. El presidente de Estados Unidos ha expresado a los líderes del país su preocupación con Corea del Norte a través de una queja: no entiende cómo un país de samuráis no ha derribado los misiles.

Parecía claro que las amenazas del programa de armas nucleares y el desarrollo de misiles por parte de Corea del Norte iban a ser una prioridad en su agenda con el primer ministro Shinzo Abe. Lo que no resultó tan obvio es la forma en la que Trump entró en materia.

Advertisement

El presidente estadounidense cuestionó la decisión de Japón de no derribar los misiles en los últimos meses para responder a las amenazas de Corea del Norte. Según el propio Trump, es difícil de entender por qué un país de guerreros samurái no ha sido capaz de derribar los misiles norcoreanos.

Para ser más exactos y evitando todo los estereotipos que desliza una frase así, el presidente de Estados Unidos hacía referencia al momento en que, desafiando las sanciones internacionales impuestas que les obligaban a abandonar su programa de desarrollo de misiles, Corea del Norte lanzó misiles balísticos de prueba el 29 de agosto y el 15 de septiembre, lanzamientos que volaron sobre Hokkaido antes de caer en el Océano Pacífico.

Imagen: AP

Sin embargo, las defensas japonesas no intentaron interceptar los misiles. El gobierno dijo que había monitoreado los cohetes desde el lanzamiento y determinaron que no aterrizarían en territorio japonés, aunque también se cree que no trataron de interceptarlos por miedo a fallar, lo que desembocaría en una situación internacional ciertamente embarazosa.

Advertisement

Al parecer, dada la velocidad, altitud y trayectoria de las pruebas de misiles balísticos de Corea del Norte, la destrucción de los misiles en vuelo era extremadamente complicada.

Sea como fuere, la crisis se ha agravado desde que el 3 de septiembre Corea del Norte realizó su sexta y más poderosa prueba nuclear al detonar lo que dijeron que era una bomba de hidrógeno que podría montarse en un misil balístico intercontinental. Mientras, el gobierno de Estados Unidos dice que mantiene todas las opciones, incluida la acción militar, para tratar de buscar una solución. [Japan Times]