Lebedyan es una pequeña ciudad rusa en el oblast de Lipetsk, al oeste del país. Sus apenas 20.000 habitantes se han levantado ayer con el extraño espectáculo de ver sus calles inundadas de un líquido de color rosado y agradable olor a frutas.

Afortunadamente no es el fin del mundo ni una plaga bíblica. La marea rojiza es el resultado de un aparatoso accidente en los depósitos de la planta embotelladora que Lebedyansky, una filial de Pepsico, tiene en la ciudad.

Según informa la agencia Associated Press, el accidente se produjo cuando el techo de la planta se derrumbó sobre los depósitos, derramando varias toneladas de jugo de frutas que se han esparcido por las inmediaciones y han terminado en el río Don. Dos de los trabajadores de la planta han resultado heridos, aunque afortunadamente no ha habido que lamentar víctimas mortales.

Algunos de los productos de Lebedyansky. Foto: Wikipedia

Lebedyansky es el principal fabricante de jugos de frutas en Rusia. De sus plantas salen todo tipo de zumos, néctar de frutas y refrescos. La compañía trabaja en reparar los desperfectos de la planta y ha declinado hacer comentarios sobre el accidente. Mientras tanto, las autoridades locales monitorizan el río Don para valorar las consecuencias ambientales del inusual vertido. [vía New York Times]

Advertisement