En el mundo postapocalíptico y distópico de Fallout la moneda circulante del juego no son dólares, sino chapas de botella de refresco. Bajo tal premisa, un jugador de Fallout 3 comenzó en 2008 a coleeccionarlas. 7 años y medio después tiene 2240 de ellas, pesan 5 kilos y planea usarlas para conseguir Fallout 4.

Tras conocer que la nueva entrega del juego era, por fin, una realidad, las metió todas en una caja, escribió una bonita carta avisando que como no sabía a cuanto estaba el cambio chapas-dólares les enviaba todas las que poseía y colgó la imagen, que rápidamente comenzó a hacerse popular.

La intención es por un lado que Bethesda sepa apreciar la dedicación de un fan acérrimo y, en caso de que no lo haga (porque muchas veces ocurre, por desgracia) que el departamento de Relaciones Públicas de la empresa se vea tan abrumado por la respuesta que no pueda decirle que no.

Advertisement

Si yo fuese Bethesda, le enviaba un Pipboy real de los nuevos y la mejor edición del juego que lancen. Suerte, coleccionista de chapas. [Imgur vía Slashgear]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)