¿De qué color es un Tyrannosaurus rex? La mayor parte de nosotros pensamos en películas para responder a esa pregunta, pero la triste realidad es que los productores de cine tampoco tienen ni idea. Los colores de los animales extintos eran simples concesiones artísticas hasta ahora.

Averiguar el auténtico color de un animal que se ha extinguido hace cientos de miles de años es una tarea complicada porque los tejidos que muestran el color externo (piel o pelo) no suelen sobrevivir para convertirse en fósiles y, aunque lo hagan, pierden su tonalidad original.

Un equipo de científicos de la Universidad de Bristol y Virginia Tech acaba de dar con un procedimiento para determinar con exactitud el color de la piel, los ojos, el pelo o las plumas de cualquier tipo de animal extinto. La clave está en los melanosomas. Vistos por primera vez en un fósil en 2008, los melanosomas son pequeños órganos celulares que contienen melanina, el pigmento responsable de los colores en los seres vivos.

Advertisement

Resulta que los melanosomas se fosilizan con los huesos. Durante mucho tiempo se pensó que estos pequeños orgánulos eran solo restos de bacterias adheridas a los huesos fósiles.

Analizando la forma de los melanosomas mediante un espectrómetro de masas especialmente adaptado, y comparando su fisonomía con la de melanosomas actuales, los investigadores han podido ya determinar los tonos de piel de pequeños mamíferos como murciélagos, reptiles y hasta moluscos. Con el tiempo, también sabremos con exactitud el color de los grandes saurios. [PNAS vía Phys.org]

Ilustración de portada: Wikimedia Commons / Gizmodo en Español

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook oGoogle+ :)