Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Según ha publicado Reuters hoy, Apple se acercó al FBI “hace más de dos años” para informar a la agencia de que planeaba permitir a los usuarios cifrar sus copias de seguridad de extremo a extremo, una medida de seguridad que protegería mejor los datos del usuario, pero al mismo tiempo impediría que Apple accediera a ellos. Eso también significaba que Apple no podría entregar más datos a los agentes de la ley, algo que evidentemente no gustó al FBI.

Citando a fuentes de Apple y el FBI familiarizadas con el asunto, Reuters dice que el proyecto tenía “varios nombres en clave, como Plesio y KeyDrop”, pero fue cancelado en algún momento posterior al encuentro. Un exempleado de Apple dijo a Reuters que el proyecto de cifrado pudo cancelarse por razones ajenas a las conversaciones con el FBI, como dificultar que los usuarios accedieran a sus propios datos, pero dos exoficiales de la agencia federal dijeron a Reuters que la posición del FBI había influido en Apple. El acceso a los datos de un iPhone puede resultar de suma importancia en algunas investigaciones.

Advertisement

Hoy en día, acceder a los datos de un iPhone puede ser complicado para el FBI, que utiliza una variedad de herramientas que no siempre funcionan. Además de explotar vulnerabilidades no parcheadas para obtener acceso, uno de los recursos que el FBI utiliza para abrirse paso con fuerza bruta en los iPhones es la herramienta GrayKey, un descifrador de contraseñas. La velocidad del proceso depende de la contraseña específica del teléfono: su longitud y si utiliza solo números o un código alfanumérico.

El mejor argumento en contra de dar a las fuerzas del orden público una clave para acceder a los datos almacenados en los iPhones es que podría ser utilizada por atacantes malintencionados. En una declaración enviada a Gizmodo la semana pasada, Apple dijo que “no existe una puerta trasera que solo sea para los buenos. Las puertas traseras también pueden ser explotadas por quienes amenazan nuestra seguridad nacional y la seguridad de los datos de nuestros clientes”.

Que Apple haya abandonado el cifrado de extremo a extremo de iCloud es, como señaló Reuters, un enorme beneficio para el FBI, que no ha podido entrar en los dos teléfonos del tirador de Pensacola. Varios oficiales cuestionaron la negativa de Apple de desbloquear los teléfonos. Sin embargo, según dijo Apple la semana pasada específicamente sobre Pensacola, las solicitudes de datos del FBI “resultaron en muchos gigabytes de información que entregamos a los investigadores. En cada caso, respondimos con toda la información que teníamos”.

El criptógrafo Matthew Green argumentó en una publicación de blog 2012 que es sensato que Apple quiera crear un servicio en la nube que priorice la “capacidad de recuperación sobre la seguridad”. Pero eso también significa que, desafortunadamente, Apple guarda tus datos por ti y puede entregarlos al gobierno según considere oportuno, como demuestran los 1.568 casos en los que entregó datos de sus usuarios al gobierno de Estados Unidos solo durante la primera mitad el año pasado. No es una puerta trasera, pero definitivamente parece una.

Advertisement

Apple se ha posicionado repetidas veces como un lord benevolente que prioriza la privacidad de sus usuarios por encima de todo. Y ciertamente, en muchos sentidos lo hace. Pero en cuanto al cifrado de extremo a extremo, un exoficial del FBI que habló con Reuters dijo que “Apple estaba convencida” de los argumentos de la agencia sobre mantener cierto nivel de acceso a los datos de un iPhone.

“Más allá de la disputa pública sobre San Bernardino, Apple se lleva bien con el gobierno federal”, dijo el oficial.

Advertisement

Nos pusimos en contacto con Apple para obtener una declaración y actualizaremos el artículo si recibimos una respuesta.

Share This Story

Get our newsletter