A más de uno le habrá pasado. Dejas el móvil o la tableta a un niño y, de repente, te encuentras con un cargo inesperado por la descarga de una app o monedas virtuales para el juego de turno. Ahora Apple ofrecerá 5 dólares o más a los padres afectados antes de 2011 si sus hijos descargaron contenido de forma no intencionada. ¿Por qué esa fecha?

Hasta entonces era fácil para un niño "comprar" aplicaciones y objetos virtuales gracias a una falta de comprobación de usuario. Tras comprar una aplicación de forma legítima la cuenta iTunes permitía seguir comprando sin tener que volver a introducir la contraseña durante unos minutos. Este sistema evitaba tener que teclear constantemente el password durante una compra de múltiples apps, por ejemplo, pero también hacía fácil que un niño comprase varios objetos después de que su padre autorizase la compra del primero.

A partir de 2011 Apple incorporó varias medidas de seguridad para evitar este problema, incluido un control parental, pero varios padres  afectados decidieron denunciar a la empresa de Cupertino. Ahora Apple ofrece como compensación cinco dólares en crédito de iTunes o dinero en efectivo a los padres cuyos hijos usaron esta función. Si sus hijos gastaron más dinero, Apple ofrecerá también diferentes métodos de compensación.

La acción afectará a más de 20 millones de cuentas de iTunes pero los padres tendrán que probar que sus hijos realmente compraron productos sin su permiso y que ellos no facilitaron en ningún momento la contraseña a los niños. [GigaOM]