Screenshot: YouTube

Hace un tiempo ayudé en el laboratorio de Patricia Brennan cuando hizo moldes de vaginas de delfines. Me escuchaste bien: vaginas de delfines.

Brennan es muy conocida entre los bi√≥logos por su trabajo sobre el conflicto sexual en los patos, y en Internet por sus videos sobre la erecci√≥n del animal. Conozco a Brennan desde hace a√Īos: el mundo de los bi√≥logos que estudian la evoluci√≥n de los penes es bastante peque√Īo. Buscando ayuda con la experiencia de Brennan para el estudio de modelos tridimensionales complejos de vaginas, la estudiante graduada de Texas, Dara Orbach, viaj√≥ hasta Massachusetts con una caja de piezas de delfines congelados. Llam√© para ayudar con el trabajo que sigui√≥.

Advertisement

Orbach está intentando descubrir cómo las delfines hembra controlan qué machos engendran a sus bebés.

Al igual que los humanos, las hembras de muchas especies de delfines se aparean durante todo el a√Īo. Sin embargo, el oc√©ano es muy grande, lo que significa que no es f√°cil para los machos encontrar hembras mientras est√°n en la parte f√©rtil de su ciclo. De esta forma, cuando encuentran una, los hombres tienden a acumularse en grupos. Cuando se trata de tener relaciones sexuales, los delfines machos son unos idiotas.

Los delfines usan varias estrategias diferentes para tener la oportunidad de ser padres. Entre los delfines de nariz de botella, dos o tres machos pueden formar una alianza para montar en manada a una hembra durante semanas, manteni√©ndola cerca de ellos y lejos de cualquier otro compa√Īero potencial. Los delfines oscuros tienen un estilo m√°s libre: cuatro o cinco machos persiguen a una hembra f√©rtil, cada uno tratando de acercarse lo suficiente como para meter su pene dentro de su vagina durante una carrera de 5 segundos, es pura competencia, tanto por el n√ļmero de veces que un macho se acerca lo suficiente como para copular como por la cantidad de esperma que puede dejar dentro de una hembra cada vez.

Advertisement

Las hembras pueden tratar de evitar estas acumulaciones. Pueden intentar escapar a los machos; pueden golpearlos en la cabeza con sus colas; o pueden rodar sobre sus espaldas en la superficie del agua, poniendo su ‚Äúflor‚ÄĚ en el aire y fuera de su alcance. Sin embargo, no deja de ser un plan limitado a la hora de elegir qui√©n ser√° el padre del pr√≥ximo beb√© delf√≠n. Orbach est√° tratando de averiguar si las hembras, como las humanas, tambi√©n pueden preferir a un macho en particular durante el sexo.¬†

Las hembras de pato logran esa haza√Īa con un canal vaginal retorcido y complejo que puede desviar la atenci√≥n masculina no deseada (y el esperma) en callejones sin salida lejos de sus huevos. Y los bi√≥logos ya sab√≠an que las vaginas de delf√≠n, cuando se abr√≠an en disecci√≥n, conten√≠an una serie de aletas y crestas musculares. Lo que no sab√≠amos era c√≥mo esas aletas y crestas estaban dispuestas en tres dimensiones.¬†

Advertisement

En realidad, solo había una forma de averiguarlo. Una que involucró una gran cantidad de silicona, junto con varias vaginas de delfines.

Image: Tracto genital de la ballena hembra de Groenlandia (Alexander Meek, 1918)

Comenzamos configurando marcos para colgar las vías vaginales dentro una vez que se rellenaban. Utilizamos un cilindro de silicona en una pistola de calafateo, y exprimimos la sustancia pegajosa en el extremo abierto de cada vagina. El resultado fue un trabajo de dos personas: una empujó la mezcla de silicona fuera de la pistola mientras que la otra masajeó las paredes externas de la vagina y consiguió que el material de fundición se abriera en todas sus cavidades y pliegues. Una vez que la vagina estaba completamente llena, empujamos una paleta de madera por el centro del silicio para proporcionar soporte al molde cuando lo sacamos nuevamente, y lo dejamos colgado en el marco para curarlo.

Advertisement

Tras aproximadamente 40 minutos, la silicona se ajust√≥. Entonces lleg√≥ el mayor desaf√≠o: eliminar el yeso de la vagina sin da√Īar el tejido. No pod√≠amos simplemente liberarlo: el tejido de los delfines es dif√≠cil de conseguir, y Orbach necesitaba salvar lo que ten√≠a para otras partes de su estudio. Apretamos, tiramos, pelamos y giramos suavemente el tejido hasta que el yeso qued√≥ libre.

Los resultados nos sorprendieron. Lo que parecen unos extra√Īos m√ļsculos en una vagina cortada y aplanada son en realidad el marco que rodea un hermoso espacio espiral. Para nada es una forma de mam√≠fero est√°ndar.

Advertisement

¬ŅQu√© significan las espirales para el sexo de los delfines? ¬ŅPermitir√°n que las hembras controlen hacia d√≥nde va el pene, como lo hace una vagina de pato? [Whitehead and Mann 2002 | Silva et al. 2005 | Muller and Wrangham 2009 | Orbach et al. 2014 | Orbach et al. 2015]