Redes sociales. Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, LinkedIn... Estos servicios han cambiado por completo la forma en la que nos relacionamos, para bien y para mal. Y lo han hecho de una forma muy efectiva: trasladando a Internet, a un entorno virtual, lo que antes hacíamos en la vida real. Esta genial ilustración lo explica de un vistazo. Piensa en tu antigua mesa de trabajo ¿Twitter? Los post-its. ¿Skype? Claro, el teléfono. ¿Foursquare? El globo terráqueo donde anotabas lugares. ¿YouTube? La ventana al mundo real. Si encuentras algo en tu mesa que todavía nadie haya llevado a Internet, ya sabes, ¡podrías hacerte millonario! O no. [Wrong Hands via Laughing Squid]