Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado

A la hora de volar, las aerolineas nos dan a elegir entre un montón de odiosas castas en función de nuestra cuenta corriente. Está la clase turista, la clase turista preferente, business, y primera. Pues bien, todas esas clasificaciones son un chiste comparadas con el Boeing 787 Dreamliner Kestrel. ¿Necesitas más espacio para tus piernas? ¿Qué tal 220 metros cuadrados?

Advertisement

Kestral Aviation es, básicamente, la compañía a la que acudes cuando quieres comprar un avión propio de gran tamaño. Para modificar este 787 Dreamliner (un avión de pasajeros bastante común), Kestrel ha contratado al estudio de diseño Pierrejean Design Studios y a Greenpoint Technologies.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado

El resultado es un apartamento de 220 metros cuadrados con capacidad para un máximo de 39 personas, aunque dudamos mucho que la persona que compre esto quiera compartirlo con tanta gente. Además de la zona de pasajeros, que puede compararse con la sección de primera clase de un avión convencional, este Dreamliner cuenta con una amplia zona de reuniones, suite de lujo con cama de dos metros y un amplio baño para darse una duchita antes de aterrizar. La parte de la servidumbre está convenientemente separada.

Advertisement

La autonomía del avión es de 17 horas, y su precio es de 325 millones de dólares. Estas son las fotos de su interior, y te garantizamos que te harán desear levantarte de tu asiento en clase turista con una antorcha y una guadaña. [vía Business Insider]

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Ilustración para el artículo titulado
Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Ilustración para el artículo titulado
Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter