A veces vivimos tan ensimismados en nuestro mundo y en nuestras pantallas que no nos damos cuenta de lo que realmente estamos haciendo. De lo surrealista de estar permanentemente conectados, compartiendo fotos de pies y comida, enviando mensajes sin parar... ¿necesidad creada? ¿obsesión? ¿necesario? El breve corto de arriba muestra de forma casi sublime cómo se siente alguien sin móvil en un mundo hiperconectado. Y, de paso, da que pensar.

El corto, titulado I Forgot My Phone y protagonizado por la actriz Charlene deGuzman, es una curiosa visión de lo irracional que puede llegar a ser estar constantemente conectados. Y obsesionarse con ello. Como en casi todo, los extremos no suelen ser aconsejables. O sí. Cada uno decide. Seas de un bando u otro, no te pierdas el vídeo. [charstarlaneTV]

****

Si no quieres perderte nada sobre tecnología, ciencia, diseño o videojuegos, puedes seguir nuestra cuenta de Gizmodo en Español en Twitter, Facebook o Google+

Advertisement