Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cómo un coche abandonado que Elon Musk compró por 1 millón de dólares sirvió de inspiración para el Tesla Cybertruck

Imagen: Jalopnik

Si perteneces a la generación que se quedó con la boca abierta cuando James Bond saltó al mar con un Lotus Esprit y pulsó un botón para convertirlo en un submarino, tienes algo en común con Elon Musk. El fundador de Tesla compró el coche que salía en la película The Spy Who Loved Me por cerca de un millón de dólares, y luego lo usó de inspiración para el diseño del Tesla Cybertruck.

La historia comienza en 1989, cuando dos hermanos de Nueva York deciden pujar 100 dólares por un depósito abandonado sin conocer su contenido, al estilo del reality show Storage Wars. Cuando abren el almacén, descubren un objeto de grandes dimensiones cubierto con mantas. Lo destapan y encuentran un extraño coche de color blanco, sin ruedas y con el techo algo abollado.

Advertisement

Como nunca habían visto una película de James Bond, los hermanos asumieron que acababan de adquirir un montón de chatarra. Pero, cuando lo cargaron en un camión para llevárselo a casa, un camionero les dijo que era el coche de The Spy Who Loved Me. Los hermanos alquilaron la película para cerciorarse.

Según NBC News, pasaron años hasta que Doug Redenius, el cofundador de la Fundación Ian Fleming —creador de las novelas de James Bond— los contactó. Redenius había oído rumores de la existencia del coche y buscó a los nuevos propietarios para comprobar su autenticidad. El coche resultó ser el auténtico Lotus Esprit de la película de James Bond. Era el mismo modelo que se había usado como submarino en movimiento para las escenas rodadas bajo el agua:

Renedius dijo que se usaron ocho versiones diferentes de Lotus Esprit en “The Spy Who Loved Me”. Se usaron al menos dos para la persecución y el salto del muelle. Se usaron otros tres para las escenas bajo el agua: un modelo se usó para la escena de las ruedas retráctiles, otro para las aletas que salían del coche y un tercero para las escenas del submarino en movimiento.

El Lotus se había usado para promocionar la película durante su estreno en 1977. Luego estuvo almacenado en un depósito de Long Island durante más de 10 años. Por motivos que se desconocen, la productora o el estudio de Hollywood dejó de pagar por el almacenamiento, lo que llevó a poner su contenido en venta.

El vehículo de atrezo acabó saliendo a subasta en 2013, tres décadas después de que dos hermanos anónimos lo compraran por 100 dólares. La historia tuvo cierta repercusión en la prensa, pero nada comparado con lo que siguió cuando Elon Musk, el fundador de Tesla, compró el Lotus Espirit por 866.000 dólares.

Advertisement

El primer Tesla de la historia —el Tesla Roadster que SpaceX acabó lanzando al espacio está inspirado en un coche de Lotus, el Elise. Pero el Espirit tenía un valor sentimental para Musk, que creció viendo películas de James Bond:

Fue increíble cuando era un niño en Sudáfrica ver cómo James Bond conducía un Lotus Espirit en ‘The Spy Who Loved Me’, saltaba desde un muelle, presionaba un botón bajo el agua y lo transformaba en un submarino. Me decepcionó saber que en realidad el coche no es capaz de transformarse. Lo que voy a hacer es actualizarlo con un tren eléctrico de Tesla e intentar que se transforme de verdad.

Advertisement

Musk no llegó a convirtir el Espirit en un submarino funcional (que sepamos), pero el vehículo sirvió de inspiración para el diseño poligonal del Tesla Cybertruck. El propio Elon dijo antes de la presentación que la camioneta estaba “parcialmente influenciada” por la película The Spy Who Loved Me:

Advertisement

Y no es el único coche de película que aparentemente sirvió de inspiración para el Cybertruck. La camioneta fue anunciada en noviembre de 2019 como homenaje a Blade Runner, que estaba ambientada en esa fecha. Y en la presentación también estaba presente el “taxi” de Total Recall, la película de 1990 ambientada en Marte y protagonizada por Arnold Schwarzenegger:

Advertisement

Nunca subestimes lo que puedes encontrar en un depósito abandonado, tal vez te lo acabe comprando un excéntrico millonario por una suma desorbitada.

Share This Story

About the author

Matías S. Zavia

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: 08B1 8FBD 5DA0 45F1 2C2D F329 BD6D 0689 6FB2 7BEBPGP Key