El gobierno estadounidense decide que es hora de reemplazar los frigoríficos de Air Force One. Costará más de $23 millones

Imagen: AP

Los frigoríficos de Air Force One, el avión oficial del presidente de Estados Unidos, son productos curiosos. Tienen gran responsabilidad: mantener al presidente y todos a bordo alimentados. No obstante, hay llegado la hora de reemplazarlos, lo cual no es sorprendente considerando que tienen casi 30 años. Lo que sí asombra es el coste asociado: $23 millones.

Advertisement

El gobierno estadounidense le adjudicó a Boeing, que fabrico Air Force One, un contrato de $23.6 millones para reemplazar dos de los cinco frigoríficos del avión. Representantes del gobierno afirmaron que aunque los frigoríficos reciben mantenimiento de forma regular, la fiabilidad de los productos ha disminuido, especialmente en temperaturas calientes y húmedas.

“Estas unidades son incapaces de proporcionar el soporte adecuado para el almacenamiento de comida”, dijo Ann Stefanek, portavoz para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos.

Aunque parezca una situación cómica, los papeles de los frigoríficos en el avión son cruciales. Esto se debe a que en casos de emergencia, Air Force One se convierte en un centro de mando móvil para el presidente. Por lo tanto, es necesario tener la capacidad de alimentar a los pasajeros y la tripulación durante semanas sin reabastecimiento. Los frigoríficos almacenan 3.000 comidas debajo de la cabina pasajera.

Ahora que hemos establecido la importancia de los frigoríficos, todavía queda la pregunta: ¿por qué cuesta tanto?

Advertisement

El alto coste está relacionado con Air Force One en sí. Según la CNN, es un avión único y muchos de sus componentes necesitan ser probadas y autorizadas por la Administración Federal de Aviación, la agencia responsable de la seguridad y las regulaciones de aviación estadounidenses. El contrato incluye el coste de pruebas de la agencia, el diseño, la fabricación y la instalación.

Advertisement

Las reparaciones y nuevas adiciones a la flota militar del presidente y el coste alto asociado en general son temas sensibles. Cuando Barack Obama era presidente, abandonó planes para nuevos helicópteros presidenciales después de que se reportó que costarían por lo menos $11.000 millones.

En el caso del actual presidente Donald Trump, también es una situación complicada. Antes de ser presidente, Trump criticó los costes de un nuevo modelo de Air Force One como “fuera de control” y dijo que cancelaría el pedido. Añadió que usaría su propio jet privado en vez de utilizar el avión presidencial.

Advertisement

Sin embargo, desde que asumió el cargo de presidente de Estados Unidos, Trump, como todos los presidentes, ha utilizado Air Force One.

[CNN]

Share This Story