Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Si tienes suerte, en la ciudad de Kawasaki, al sur de Tokio, podrías dar con este garaje indescriptible. No hay ningún tipo de letrero, marca ni señal que indique que estás a punto de entrar en un lugar mágico. Estamos ante el Technical Garage Sasaki, el hogar de Brilliant Exhaust, donde trabaja uno de los expertos en tuning más locos del mundo.

Sasaki-san lleva 13 años en el negocio del placer auditivo y ha aprendido todo por su cuenta.

Comenzó a trabajar en BMWs y Ferraris cuando dio el paso a su trabajo más infame: el Mercedes-Benz S600. Comenzó con un W220 S600 de prueba, que es donde saltó a la fama con este vídeo de hace casi 7 años, en el que aparece conduciendo el automóvil a través de un pequeño pueblo. Luego pasó al W140 S600. Estoy seguro de que muchos amantes de los coches hemos visto ese mítico vídeo de YouTube haciendo pasadas por túneles en mitad de la noche.

Conocí a más de uno en Japón que se animó a comprar un W140 S600 tras ver el vídeo o que intentó replicar este ruido con algunas modificaciones a su tubo de escape en su propia casa.

Sasaki-san usó el Clase S como banco de pruebas para perfeccionar su técnica con los tubos de escape. A base de prueba y error, encontró finalmente el punto perfecto de lo que estaba buscando. En cierto modo, Sasaki-san es músico, compositor e ingeniero a partes iguales.

Luego usó lo que aprendió con los Mercedes Clase S como base para sus futuras modificaciones en los tubes de escape y otra serie de proyectos únicos. En la medida de lo posible, Sasaki-san intenta utilizar las mismas técnicas en todos ellos. Cosas como la misma longitud del tubo o la aplicación de ciertos materiales son una constante. Hoy, Brilliant Exhaust ha trabajado en todo tipo de coches, desde Ferrari, Lamborghini, Maserati, Audi, Aston Martin, BMW, hasta Mercedes-Benz, por nombrar solo algunas marcas. Sasaki-san dice que prefiere trabajar con motores de 12 cilindros porque suenan mejor, pero también ha trabajado en automóviles de seis, ocho y 10 cilindros.

Sasaki-san también realiza tubos de escape únicos, como su último proyecto, un Mercedes-Benz SL65 AMG Black Series. Solo se han fabricado 350 en todo el mundo, por lo que es un coche raro para tunear, pero el propietario de este auto en particular le había pedido a Sasaki que mejorase su sonido. Se trata de un coche V12, pero el sonido es amortiguado por sus dos tubos de escape gemelos.

El resultado ha sido un SL que suena casi como un Pagani Huayra, con el que comparte el mismo motor básico. También estaba trabajando en un W124 E500, que a pesar de ser un V8, tendrá ese sonido tan característico de Brilliant. Cuando un amigo mío se animó a comprar el nuevo Aston Martin DBS Superleggera, quería que sonara algo más como los gloriosos viejos V12 de antaño. Sin dudarlo un segundo, fue a Sasaki-san y le retó a hacer que su nuevo DBS sonara como un Aston Martin concreto. Sasaki-san aceptó el reto, y yo diría que lo logró.

Es difícil hacer un perfil de Sasaki-San. Es un tipo callado y reservado. No hace ningún tipo de marketing o publicidad de su negocio, no encontrarás muchas cosas suyas en redes sociales, y no le verás asistir a shows y eventos. Ha mostrado sus coches y sus tubos de escape en el Salón del Automóvil de Tokio, pero eso es todo. Dirige su taller por su cuenta y hace todo el trabajo él mismo. Tiene un par de tipos que le ayudan cuando hay mucho trabajo, pero las pocas veces que visitamos su taller era solo él y su desordenada área de trabajo.

En cierto modo, me recuerda un poco a Nakai-san de RWB.

Al igual que RWB, no hay ninguna señal distintiva que indique qué tipo de negocio hay en su interior. Algo que queda muy lejos de los letreros de neón gigantes que iluminan las múltiples instalaciones de Liberty Walk, por ejemplo.

Eso no quiere decir que Sasaki-san no sea un tipo accesible. Solo que no busca conversaciones innecesarias. No intenta buscar fama en Internet y tampoco le hace la pelota a influencers para que le ayuden a promocionar su marca, solo se dedica a hacer lo que le gusta. Sasaki-san es el tipo de persona que prefiere dejar que su trabajo hable por él.

Después de trabajar con tantos motores interesantes a lo largo de su carrera, Sasaki-san considera que el Ferrari V12 es su favorito. Sigue pensando que el 599 GTO es el automóvil más loco en el que ha trabajado, cuando creó un tubo de escape personalizado para un cliente local. Hasta principios de este año, su coche de exhibición era el único S600 en el mundo equipado con un tubo de escape brillante. El problema es que aunque puede enviar sus tubos de escape para Ferraris y Lamborghinis al extranjero y que los instale otro, no puede hacer lo mismo con el S600.

Como explica Sasaki-san, el compartimento del motor está tan apretado que es increíblemente complicado desmontar e instalar las nuevas piezas. Pero como él es un maestro artesano, prefiere hacer todas estas cosas por sí mismo. Así que, si alguien quiere un tubo de escape brillante en su S600, tendrá que ir a que se lo instale él en Japón.

El coste también desanima a cualquiera: $12.500 por un tubo de escape en un automóvil de hace 25 años. Parece algo ridículo y prohibitivo. Probablemente lo sea. Pero de lo que no hay duda es que no hay otro artesano como Sasaki-san

Share This Story