Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Este dispositivo no te deja reír en Internet si no te has reído en la vida real

Todo es posible con impresión 3D y un poco de inteligencia artificial

We may earn a commission from links on this page.

En Internet nada es lo que parece, en especial la risa. Un “JAJAJ”, un “xDDD” o un “LOL” rara vez se corresponden con una carcajada en la vida real, pero el artista de Internet/inventor Brian Moore ha dado con una ridícula solución.

LOL Verifier es un dispositivo que verifica si Moore se ha reído en la vida real antes de permitirle escribir LOL en su ordenador.

Acrónimo de Laughing out loud, LOL significa “reírse en voz alta”, pero su uso se ha desvirtuado hasta convertir la expresión en un simple acuse de recibo que envías como respuesta a un meme sin gracia o un vídeo que ya has visto.

Advertisement

El periférico, una pequeña caja negra impresa en 3D, escucha en tiempo real si Moore se ha reído al escribir LOL. Cuando detecta una risa, un LED se enciende en color verde y el mensaje “LOL” es reemplazado por “✅LOL verificado a las [hora]”. Cuando no detecta ninguna risa, el LED se vuelve rojo y el mensaje es reemplazado por otras frases más adecuadas, como “ja” o “eso es gracioso”.

Advertisement

El LOL Verifier funciona con una placa Teensy 4.1 y un microcontrolador con micrófono Seeed XIAO BLE Sense, pero la parte más pesada para Moore fue entrenar una IA para reconocer todos sus tipos de risa. Para conseguirlo tuvo que grabar más de cien risas distintas usando el software de Edge Impulse, lo que supusio 20 minutos de preguntarse qué estaba haciendo con su vida.

En una entrevista con Vice, Moore dijo que sus contactos están felices de ver que se ha reído a carcajadas con algunos de sus mensajes, pero admite que el LOL Verifier le obliga a enviar más veces el mensaje “eso es gracioso”, lo que quizá sea “insultante”. En cuanto a la disponibilidad del periférico, el inventor dice que “probablemente terminará liberando el código, por si alguien quiere construir uno por sí mismo”. A costa de grabar su risa durante 20 minutos.