Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Foto: John Raoux (AP)

Una de las particularidades de Elon Musk como empresario es que controla a muy bajo nivel lo que ocurre en sus empresas. El año pasado, Tesla se estaba quedando sin dinero y Musk impuso un plan de control de gastos que pasaba por firmar personalmente cada décima página del libro de pagos de la compañía, lo que incluía piezas, salarios, viajes, alquileres y, en definitiva, todos los gastos.

Esta forma de trabajar la conocen aún mejor los empleados de SpaceX, una empresa privada de la que Musk posee el 54% de las participaciones. Según un pasaje de la biografía de Elon Musk, de Ashlee Vance, el empresario ha llegado a despedir a varios empleados con el fin de tomar el control de sus proyectos, consiguiendo en esos casos hacer un mejor trabajo que ellos:

Lo peor que puede hacerse es informar a Musk de que pide un imposible. Un empleado puede decirle que no hay forma de reducir el precio de algo (...) o que sencillamente no hay tiempo para construir una pieza dentro del plazo que ha dado. “Elon responderá: ‘De acuerdo. Estás fuera del proyecto y ahora me encargo de dirigirlo yo. Haré tu trabajo y seré el director de dos empresas al mismo tiempo. Yo lo conseguiré’ —cuenta [Kevin Brogan, uno de los primeros ingenieros de SpaceX]—. Lo más disparatado es que Elon realmente lo consigue. Cada vez que ha despedido a alguien y se ha encargado de su trabajo, ha llevado a cabo cualquiera que fuese el proyecto.”

Advertisement

Según Vance, el propio Musk entrevistó al primer millar de contratados de SpaceX (técnicos y conserjes incluidos) y ha seguido entrevistando a los ingenieros conforme aumenta el personal de la empresa. Antes de reunirse con el magnate, los candidatos reciben una advertencia: es probable que Musk esté escribiendo emails durante la entrevista y no haga contacto visual con ellos. Pero si se gira en su silla y les da la cara, pueden estar seguros de algo:

Una cosa de la que sí puedes estar seguro es de que planteará el Acertijo: “Estás en la superficie de la Tierra. Caminas una milla hacia el sur, una milla hacia el oeste y una milla hacia el norte. Acabas exactamente donde comenzaste. ¿Dónde estás?”.

Al parecer, Musk suele hacer esta extraña pregunta en todas sus entrevistas de trabajo. El acertijo tiene dos respuestas correctas. La fácil, la que la mayoría de los ingenieros da de inmediato, sería el Polo Norte. Si empiezas en el Polo Norte y bajas una milla hacia el sur, da igual cuánto te muevas hacia el este o el oeste, siempre que subas la milla que bajaste, acabarás en el mismo punto. Pero si respondes Polo Norte, Musk te preguntará en qué otro sitio podrías estar.

Pocos ingenieros dan con la segunda respuesta, según Vance. Se trata de un lugar cercano al Polo Sur en el que, si caminas una milla hacia el sur, llegas al paralelo de la Tierra donde la circunferencia del planeta es de exactamente una milla. Recorre esa milla, vuelve al norte y acabarás donde has empezado.

Advertisement

¿Qué pasa si no conoces la segunda respuesta? No es un problema. Según Vance, el propio Musk se presta alegremente a guiarte por este y otros acertijos, citando cualquier ecuación que sea relevante para resolverlos. Lo que le interesa no es que conozcas la respuesta, sino el enfoque que emplees para resolverlo.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter