Imagen: Matt Maldre / Spudart

En octubre, Apple inauguró una nueva tienda en Chicago que describió como la más moderna y ambiciosa de su historia. La Apple Store de Michigan Avenue, que se encuentra frente al río, destaca por su techo de fibra de carbono con forma de MacBook y sus paredes de vidrio de 10 metros que apenas interfieren en las vistas del entorno. Todo muy bonito... hasta que ha llegado el invierno.

A pesar de ser tan moderno y presumiblemente caro, el techo de la tienda no cuenta con ningún sistema de deshielo. Cuando nieva, la nieve se acumula sobre el establecimiento y cae a la plaza que lo rodea. O peor: se forman carámbanos de hielo en forma de estalactita y amenazan con caerse sobre alguien.

Advertisement

Imagen: Matt Maldre / Spudart

Como señala el diseñador local Matt Maldre, este aparente fallo de diseño en la arquitectura de la Apple Store ha obligado a cerrar el área pública que la rodea, y en concreto buena parte de las escaleras de granito que funcionan como un espacio público para disfrutar de las vistas junto a la tienda. Se ve en la foto.

Imagen: Apple

Advertisement

Lo curioso es que este no es el primer problema con el que se ha encontrado la famosa Apple Store de Chicago esta temporada. Una semanas después de abrir, un grupo de defensores de los pájaros advirtió a la compañía de que habían aparecido aves migratorias muertas alrededor de la tienda.

Al parecer, los pájaros se desorientaban con la luz y chocaban contra los gigantescos paneles de vidrio de la tienda, a veces muriendo por el golpe. Apple dijo que atenuaría las luces de la tienda “tanto como pudiera” durante la noche para evitarlo. [Matt Maldre, Chicago Tribune]