Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La verdadera historia de la McSpoon: la cuchara de McDonalds que popularizó el uso de cocaína

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Imgur (Other)

Si acudes a eBay y buscas por “McSpoon” verás que existe un floreciente mercado de segunda mano de las cucharillas para el café que lanzó McDonalds en la década de 1970 y 1980. Incluso alguna se vende por 1.500 dólares. ¿La razón? Esas cucharillas dejaron de venderse y la compañía intentó que las olvidáramos.

Advertisement

La controversia nació unos años después de lanzar las cucharillas para el café, cuando a finales de la década de 1970 varios medios de Estados Unidos se hicieron eco del “otro” uso que se le estaba dando. Al parecer, el utensilio de plástico se estaba utilizando como una cuchara para medir y esnifar cocaína en polvo y PCP (fenciclidina o también llamado polvo de ángel).

Las historias de aquellos diarios contaban que los traficantes que frecuentaban McDonald’s notaron que sus cucharas de café podían contener suficiente polvo para una dosis potente. Además, eran lo suficientemente pequeñas como para guardarlas para el consumo en otras ocasiones (daba exactamente para 100 miligramos de cocaína).

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Snopes

De hecho, en la cultura de las drogas de los 70 se llegó a popularizar tanto su uso alternativo que en algunas ciudades de Estados Unidos una dosis de cocaína se denominó “McSpoon” (de ahí su nombre) porque venía empaquetada en los pequeños agitadores de café de los restaurantes de comida rápida.

Una de las historias que le llegó a la compañía se publicó en octubre de 1979 a través de un artículo. En el mismo se detallaba una fiesta privada en un loft de la ciudad de Nueva York donde los invitados eran recibidos por un gran cuenco lleno de cocaína y forrado con 20 cucharas de McDonald’s. Los invitados podrían tomar la cuchara, sumergirla en la pila y comenzar la fiesta.

La McSpoon obtuvo tanta audiencia que incluso llegó a ser motivo de debate en el Congreso de Estados Unidos. En una audiencia se llegó a debatir su posible prohibición por la posibilidad de que formara parte de la parafernalia relacionada con las drogas.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Twitte (Other)

Esto hay que entenderlo en el contexto de la época. A principios de la década de los 70, Nixon declaró a la epidemia de drogas como enemigo público número uno, dando inicio a la llamada “guerra contra las drogas”. A pesar de la creación de DEA y los esfuerzos para cerrar el tráfico de estupefacientes en Colombia, el consumo se disparó en los años siguientes, y el de cocaína, en particular, estaba en su punto máximo en esos años.

Advertisement

Para ayudar a frenar el problema, los grupos antidroga crearon un gran impulso contra la venta y el uso de parafernalia de drogas (pipas, papel de fumar, cucharas y cosas por el estilo) que llevaron a la denominada Ley Modelo de Parafernalia de Drogas de la DEA en 1979.

La ley, adoptada por casi todos los gobiernos estatales, contenía una definición bastante vaga de parafernalia que podía incluir desde una pajita hasta una bolsa de plástico para sándwiches, por tanto, casi todo podría ser parafernalia en las circunstancias adecuadas, y la cuchara de MacDonalds, por supuesto, estaba en el punto de mira.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Justin Sullivan (Getty Images)

La respuesta de la compañía a la presión pública fue la esperada. Rápidamente rediseñó la cuchara por un mezclador de tipo plano. Por supuesto, el cambio no detuvo el consumo de cocaína, pero sí sirvió para distanciar al gigante de comida rápida de cualquier vinculación con el uso ilegal de drogas. Como explicó entonces en un comunicado Doug Timberlake, un portavoz de McDonald’s Corp:

Hemos rediseñado las cucharillas porque se nos ha avisado que la gente las está usando ilegal e ilícitamente para fines para los que no están destinadas.

Advertisement

Con todo, aquí no acabó la historia de las McSpoon. El rediseño dejó a McDonald’s con un excedente de cucharillas, cientos de miles que la compañía terminó enviando a restaurantes en otros países. ¿Qué ocurrió? Que las mafias comenzaron a reutilizarlas, pero ahora para medir la heroína.

Tuvieron que pasar varios años hasta que el suministro de las cucharillas de café dejara que distribuirse en el mercado negro. Por eso, cuando uno va a eBay se sigue encontrando alguna venta desorbitada de McSpoon reales, o copias falsas a precios más bajos.

Advertisement

Para la posteridad, el término “McSpoon” se convirtió en un estándar del mundillo de la droga en Estados Unidos. Desde entonces y en las décadas siguientes, “1 McSpoon” equivaldría en la jerga a 100 mg de cocaína. [Snopes, Mental Floss]

私たちは、ギズモードが大好き