Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Nadie dice la verdad sobre el avión ruso derribado por Turquía, según dos astrofísicos

El lunes pasado, F-16 turcos derribaron un avión SU-24 ruso en la frontera con Siria por la violación de su espacio aéreo. El incidente provocó una crisis diplomática entre ambos países, pero Rusia y Turquía tienen dos versiones diferentes sobre lo que pasó. ¿Quién dice la verdad? Nadie, según el análisis de dos astrofísicos belgas.

Advertisement

Tras estudiar el vídeo difundido por RT y los mapas proporcionados por ambos países, un artículo de la universidad KU Leuven (en holandés) revela que varias de las declaraciones oficiales son matemáticamente inconsistentes. Los investigadores Tom van Doorsslaere y Giovanni Lapenta defienden esta conclusión con fórmulas sencillas de mecánica newtoniana.

Por ejemplo, Turquía declaró que el caza volaba a 5800 metros de altitud. Sin embargo, se puede ver que el avión tarda 30 segundos en tocar el suelo tras ser alcanzado. Los físicos explican que el movimiento vertical depende únicamente de la gravedad, por lo que el avión tenía que estar a unos 4500 metros de altitud.

Aquí viene lo importante: los oficiales turcos aseguraron que el caza violó su espacio aéreo durante 17 segundos. Diviendo por la distancia recorrida, eso implicaría que su velocidad fuera de 420 kilómetros por hora. Sabiendo que el jet recorrió 8 kilómetros tras ser alcanzado, los investigadores calculan que realmente iba a 960 km/h, “una velocidad perfectamente aceptable para la altitud”. Así que Rusia sólo pudo adentrarse en el espacio aéreo turco durante 7 segundos.

Advertisement

La trayectoria del avión según Turquía (izquierda) frente a la versión rusa (derecha)

En la otra versión también hay inconsistencias. Los rusos dijeron que Turquía había atacado la nave a cuatro kilómetros de la frontera turca, en territorio sirio, y publicaron un mapa con la trayectoria del avión para apoyar esta declaración. Según este mapa, el caza da un giro de 90 grados después de ser alcanzado. Pero Doorsslaere y Lapenta explican que un cambio de dirección así sólo puede suceder si el misil es varias veces más pesado y más rápido que el caza, para contrarrestar el impulso del jet (impulso = masa por velocidad). Así que también ponen en duda los datos del Kremlin.

Advertisement

Los físicos belgas no pretenden llegar a ninguna conclusión política, pero plantean algunas incógnitas. La fuerza aérea de Turquía asegura que advirtió 10 veces a los rusos de que iban a entrar en su espacio aéreo, pero sólo toleraron 7 segundos de violación para disparar. Por otro lado, Rusia dice que pretendían evitar el espacio aéreo turco, pero mienten sobre la trayectoria del caza. [vía Motherboard]

Imagen: AP

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)

Share This Story