La vida es así. Cuando menos te lo esperas, una marca llega a un acuerdo con Swarovski y reboza uno de sus terminales en una gruesa, brillante y costosa capa de cristalitos a mayor gloria de la moda. En esta ocasión la declaración de estilo ha sido perpetrada por Samsung sobre el Galaxy S5.

La carcasa trasera del S5 que conocemos aparece cubierta por una capa de cristales de la marca austríaca en un tono azul oscuro. Para ser Swarovski, casi es hasta discreto. El vídeo procede de la cuenta de Samsung en Corea del sur, así que es muy probable que la versión cristalizada del S5 nunca llegue a salir del país asiático. Su llegada a tiendas está prevista para mayo. [Samsung Corea]