Un manifestante sostiene una pancarta con una imagen de Choi Soon-Sil manipulando a la presidenta de Corea del Sur como si fuera un títere. Foto: AP Images.

Samsung no ha pasado precisamente por un buen a√Īo. Primero fue el viacrucis con el Galaxy Note 7. Despu√©s se ha visto obligada a retirar casi tres millones de lavadoras en Estados Unidos tambi√©n por problemas de explosiones. Ahora las autoridades coreanas han registrado su sede.

Detrás del registro está un sonado caso de corrupción política que ha salpicado a la mismísima presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye. Varios medios del país han tenido acceso esta semana a discursos y otros documentos que hacen sospechar que la presidenta tomaba decisiones influenciada por Choi Soon-Sil, hija del fundador de una conocida secta coreana llamada Iglesia de la vida eterna. Se dice que Soon-Sil incluso llegó a realizar rituales chamanísticos en la sede del gobierno a petición de la presidenta.

Seg√ļn las investigaciones, Samsung podr√≠a haber donado casi tres millones de euros a fundaciones controladas por Choi Soon-Sil para obtener influencia pol√≠tica en el pa√≠s. En teor√≠a, esa cantidad fue dedicada a financiar actividades h√≠picas de la hija de Soon-Sil. Adem√°s de la sede de la compa√Ī√≠a, tambi√©n se ha registrado la Federaci√≥n Ecuestre de Corea del Sur.

El pasado tres de noviembre, la polic√≠a arrest√≥ a Choi Soon-Sil acusada de fraude y abuso de poder. De momento no se han presentado cargos contra Samsung y la compa√Ī√≠a ha declinado comentar el asunto. [v√≠a Reuters]