Pero las cosas no salieron como el secuestrador lo podría haber estado esperando, y afortunadamente, ni el rehén ni las otras personas atrapadas en la tienda salieron heridas (en la Apple Store había muchas otras personas al momento de comenzar el intento de robo y secuestro, pero lograron escapar rápidamente). El ladrón solicitó agua a la policía, aproximadamente a las 10:45 de la noche en horario local, y la policía le envió el agua con un robot, momento en que el sospechoso aprovechó para intentar escapar. Los oficiales, que durante las últimas horas había estado en negociaciones e intentando detener al sospechoso, aprovechó esta oportunidad para perseguirlo en la calle y, tras verificar que el rehén también había corrido fuera de la tienda, arrollaron al sospechoso con un auto blindado y después verificaron con un robot que no contaba con una bomba, solo pretendía. El hombre fue arrestado y llevado al hospital, según declaraciones de la policía, y todas las víctimas se encuentran a salvo. Por su parte, Apple aún no ha realizado ningún comentario oficial al respecto del suceso. [Het Parool vía Verge / Bloomberg]