Foto: Austin Johnsen (Twitter)

Casi todos los sistemas operativos incluyen hoy en d√≠a una opci√≥n que ajusta la temperatura de color de la pantalla para ayudarnos a conciliar el sue√Īo. En el Mac, esa opci√≥n se llama Night Shift y puede programarse para cada noche tras la puesta del sol. Pero, ¬Ņqu√© pasa si est√°s en un lugar donde no se pone el sol?

Un ejecutivo de Twitch llamado Austin Johnsen lo comprobó durante un viaje al círculo polar ártico, donde por estas fechas cercanas al solsticio de verano no llega a ponerse el sol y, en lugar de la noche, el atardecer precede al amanecer.

Advertisement

Seg√ļn relata en Twitter, Johnsen not√≥ que los ventiladores de su MacBook se hab√≠an vuelto locos y que el procesador hab√≠a empezado a funcionar al 120% de su capacidad. Tras el desconcierto inicial, Johnsen descubri√≥ que macOS estaba intentando calcular la hora del anochecer para activar la funci√≥n Night Shift.

En el círculo polar ártico no hay, por estas fechas, puesta ni salida del sol, pero Night Shift no tenía programada esa posibilidad y había entrado en un bucle infinito al calcular la hora, lo que puso a tope los ventiladores del MacBook. Desactivar Night Shift calmó de inmediato al procesador y los ventiladores.

Además de contarlo en Twitter, Johnsen informó a Apple del problema, por lo que seguramente quede arreglado en próximas versiones del sistema. Mientras tanto, otros usuarios propusieron poner a prueba el fallo en la Estación Espacial Internacional o en un avión que viaja a 1600 kilómetros por hora por el ecuador.