Los smartwatches aún son una categoría de dispositivos en pleno desarrollo. Grandes y pequeñas compañías se devanan los sesos tratando de dar con el modelo que encenderá la mecha de este mercado, y todavía no lo han conseguido. En Gizmodo en Español ya hemos probado unos cuantos de estos relojes inteligentes. De esa experiencia hemos pensado en 10 funciones que, para nosotros, son indispensables en el smartwatch perfecto.

1.-Conectividad independiente

Un reloj es algo que normalmente llevamos siempre encima incluso en situaciones en las que no cargamos el smartphone con nosotros. En ese sentido, un smartwatch sin conexión permanente a internet es algo completamente cojo.

Está bien que la conexión pueda venir de su enlace con el smartphone pero, para ser perfecto, debería ofrecer la posibilidad de conectarse por sí mismo a redes 3G. Eso permitiría utilizarlo de forma independiente, algo muy agradable en situaciones como nuestra rutina de ejercicio diaria, o un chapuzón en la playa . Hasta la fecha hemos probado smartwatch dependientes e independientes, y los segundos ofrecen muchas más posibilidades.

2.-A prueba de agua y golpes

De la primera clave se desprende la segunda. Si vamos a llevar el reloj a todas partes, debe ser más resistente que un smartphone. La certificación IP67 contra suciedad y agua es casi un requisito imprescindible, como también lo es la dureza. Los relojes son mucho más susceptibles a rozarse contra todo tipo de superficies. Una pantalla sin cobertura Gorilla Glass, o incluso sin estar dotada de algo más duro como cristal de zafiro, no merece la pena.

3.-Interfaz propio y botones físicos

Hasta la fecha, no hay ningún sistema operativo de smartphones que funcione bien al cien por cien en smartwatches. La pantalla es demasiado pequeña, y tanto menús como textos son difíciles de leer y pulsar. Es necesaria una interfaz propia en la que el usuario no tenga que concentrarse para poner el dedo en los escasos 4 milímetros cuadrados de un botón minúsculo.

Por otra parte, los botones físicos son también muy necesarios. Cuatro pulsadores programables ayudarían mucho a automatizar funciones del smartwatch sin necesidad de desbloquearlo y tener que mirar la pantalla. Además, las pantallas táctiles pierden toda la funcionalidad en cuento se mojan.

4.-La voz como método de entrada

Otro elemento fundamental es el método de entrada de texto. Escribir en un smartwatch es un incordio por muy bueno que sea el teclado. Aunque exista la opción de un qwerty para el que la quiera, es necesario automatizar mucho los controles de voz y brindar la posibilidad de dictar texto en cualquier menú con tan solo pulsar un botón.

5.-Sensores deportivos

El reloj inteligente es el dispositivo ideal para la práctica deportiva. Para medir adecuadamente esta práctica no solo necesita acelerómetros. Idealmente también debería integrar un pulsómetro y GPS. Si hay que utilizar obligatoriamente el dispositivo junto a un smartphone, o con algún tipo de accesorio como una banda cardíaca ya no tiene ninguna ventaja sobre los relojes deportivos actuales. Hace años no había tecnología para integrar estos pulsómetros. Ahora sí. No hay excusa para no utilizarla.

6.-Configuración externa

Hemos tenido que configurar varios smartwatch ya, y podemos dar fe de una cosa: configurar todas nuestras contraseñas, instalar aplicaciones y mover menús en una pantalla de una pulgada y pico es algo que no le deseamos a nadie.

Advertisement

Existen métodos para hacer la personalización un camino más llano, pero creemos que el más sencillo sería permitir gestionar el smartwatch desde un dispositivo externo. En otras palabras, que sea posible conectar el reloj a un smartphone o a un ordenador, y configurar desde ahí todas las opciones necesarias, desde el fondo de pantalla o el reloj de la pantalla bloqueada, hasta las cuentas o las notificaciones.

7.-Personalización

Si en un smartphone, la personalización es importante, en un smartwatch, que es un accesorio de moda, lo es todo. Debería ser posible cambiar la apariencia de lo que sale en la pantalla. Aquí es crucial la estética del reloj con la pantalla bloqueada, pero también las correas. Es duro para el fabricante tener que prescindir del espacio en las correas para albergar componentes, pero se venderán mejor si pueden personalizarse.

Por otra parte, quizá no sea mala idea desarrollar correas intercambiables con un conector que puedan añadir al reloj diferentes funcionalidades. Un smartwatch básico con, por ejemplo, una correa que le otorgue batería adicional, o cámara, o más almacenamiento son ideas a explorar, y no son imposibles de hacer con la tecnología actual.

8.-Facilitar la carga

Sabemos que en un reloj no hay espacio para una batería muy grande, pero el proceso de cargar el reloj al final del día no debería convertirse en un ritual de más de cinco segundos. Para que los consumidores no se quejen de que la batería solo dura un día, el proceso de carga debería ser algo tan sencillo como quitarnos el reloj y dejarlo sobre una base, sin cables, sin carcasas raras en las que encapsular el reloj, y sin procesos de montaje y desmontaje. El ideal sería tan solo quitárnoslo y dejarlo en la mesita como hacemos con un reloj normal.

9.-Sin cámara de fotos

Tenemos nuestras razones para este punto. Incluso aunque cuente con un sensor y óptica decentes, una cámara de fotos integrada en un smartwatch se enfrenta a serios problemas de usabilidad. El primero y más importante es la posición. Samsung es el que mejor ha situado su cámara en el Samsung Galaxy Gear, y aún así la eliminó en los nuevos modelos.

Por muy bien situada que esté la lente, sacar una foto con el reloj es un ejercicio de contorsionismo innecesario y muy incómodo en la mayor parte de los casos. El espacio que ocupa la cámara puede ser ocupado por componentes que, a nuestro juicio, son mucho más importantes, como la ranura SIM o el pulsómetro. Sin embargo, no todo está perdido para los smartwatch en el mundo de la fotografía. Un reloj sí que es el mando a distancia definitivo para todo tipo de selfies en móviles y cámaras.

10.-Integración total con el móvil

Aunque funcione de manera independiente, un smartwatch debe ser una extensión perfecta del smartphone. No solo nos referimos a que las notificaciones sean simultáneas, sino a que haya bidireccionalidad, y al eliminar una en un dispositivo desaparezca también en el otro. Del mismo modo, todas las aplicaciones tienen que ser susceptibles de reflejar sus notificaciones en el reloj.

Advertisement

Es importante, por ejemplo, que las mediciones deportivas no caigan en el ridículo de arrojar resultados completamente dispares en un smartwatch y en el smartphone que lo acompaña. De poco sirve abrir una notificación desde el reloj, si lo que conseguimos es que la aplicación se abra, pero nos muestre la pantalla de inicio en vez del mensaje que queríamos ver. No podemos evitar tener la sensación de que, a día de hoy, aún hay un largo camino por delante en la integración entre móviles y relojes inteligentes.

Estas son las 10 funciones que se nos ocurren en base al contacto que hemos tenido con estos nuevos dispositivos, pero seguro que hay otras funciones importantes en el tintero ¿Cuál es, para vosotros, la función de la que no podríais prescindir en un smartwatch?

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook oGoogle+ :)