A veces la publicidad juega muy malas pasadas, sobre todo cuando no se comprueba bien el soporte sobre el que se va a mostrar un anuncio. Apple lo ha experimentado en carne propia con una enorme valla publicitaria que ha tenido que cambiar recientemente en Madrid. ¿El motivo? el flamante iPhone 6 que mostraba la pancarta aparecía doblado debido a la curvatura del propio edificio.

Las fotos sobre estás líneas han sido tomadas por el fotógrafo Jonan Basterra, y muestran cómo era el anuncio hace apenas una semana, y cómo es ahora. El cambio en el diseño es sutil, pero evita que los transeúntes que pasean por esa plaza española tengan otra excusa para hacer más sangre con el famoso bendgate. [vía Pixel_Jonan en Twitter]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)