La idea de dotar las carreteras de líneas luminosas en el pavimento no es nueva, pero hasta ahora, la única forma de hacerlo era mediante alumbrado eléctrico o pequeñas superficies reflectantes. Las auténticas líneas luminosas acaban de instalarse en Holanda, y conducir con ellas es una experiencia completamente distinta.

El proyecto para instalar este tipo de señalización comenzó en 2012 de la mano de la firma de diseño Studio Roosegaarde y la empresa Hejmans Infrastructure. Tras dos años de investigación, el primer tramo de líneas luminosas ya se ha instalado en la carretera N329 de Holanda. Pronto le seguirán otros países.

Hay varias diferencias entre las líneas de Studio Roosegaarde y la iluminación tradicional. Para empezar, no consumen energía. Las líneas están confeccionadas en un material que absorbe la luz solar durante el día, y emite un tenue brillo por la noche. Su luminosidad dura ocho horas antes de agotarse.

El sistema permite iluminar tramos de calzada a menor costo que con los sistemas actuales. Studio Roosegaarde no se detiene ahí. Sus inventores están desarrollando nuevas pinturas para que la carretera emita diferentes patrones de luz reaccionando, por ejemplo, a las inclemencias climatológicas. Una idea es que el asfalto muestre símbolos de advertencia por hielo si la temperatura baja demasiado. En este vídeo se puede apreciar la curiosa experiencia de conducir por estas carreteras luminosas. [vía Studio Roosegaarde]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)