Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Este escarabajo puede sobrevivir a que un coche le pase por encima (y ahora sabemos cómo)

Ilustración para el artículo titulado
Foto: David Kisailus / UCI

Hay dos cosas que caracterizan al escarabajo diabólico acorazado: su nombre, que es bien fachero (no me digas que no), y su extraordinaria resistencia. Este insecto es capaz de sobrevivir al atropello de un coche, y ahora sabemos cómo.

Advertisement

Un estudio publicado en Nature por investigadores de la Universidad de California-Irvine reveló que el escarabajo diabólico acorazado (alias Phloeodes diabolicus) complementa su exoesqueleto superresistente con una conveniente elasticidad que lo salva de la catástrofe cuando está a punto de romperse.

La especie autóctona de Baja California y el suroeste de Estados Unidos no puede volar, así que ha desarrollado otras estrategias defensivas para hacer frente a sus depredadores. Le gusta esconderse bajo las rocas y tras la corteza de los árboles, y tiene la capacidad de hacerse el muerto. Pero lo que hace honor a su nombre es uno de los caparazones más resistentes conocidos por la ciencia. Además de aguantar que un coche le pase por encima, este exoesqueleto protege sus órganos internos cuando un pájaro le da picotazos.

Advertisement

Para comprender cómo funciona esta armadura, los investigadores la analizaron con microscopios y tomografías, e incluso imprimieron sus propias versiones en 3D para probar sus teorías. Los experimentos demostraron que los escarabajos diabólicos acorazados pueden soportar una fuerza de 150 newtons, 39.000 veces su masa corporal y 50 newtons más que la fuerza que ejercería un coche. Para una persona de 90 kg, eso es como soportar un peso de 3500 toneladas, el equivalente a 40 aviones, uno encima del otro.

La clave de esta resistencia está en los élitros, que en los escarabajos voladores son las alas anteriores (y sirven de protección para las alas posteriores) y que en el escarabajo diabólico es una armadura protectora de los órganos internos.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Jesus Rivera/UCI

Esta sección transversal de los élitros del escarabajo diabólico acorazado muestra cómo funcionan a dos niveles. La capa más externa (que contiene más proteínas de lo normal) le confiere dureza, mientras que la sutura medial, la línea que divide los dos élitros a lo largo del abdomen del escarabajo, conecta ambas partes como piezas de un rompecabezas para aportar a la estructura esa capacidad de deformación elástica. Si se aplica una fuerza de menos de 150 newtons, las piezas entrelazadas pasan por un proceso llamado deslaminación o fractura en capas, en el que se distancian lentamente sin llegar a separarse.

Advertisement

Los científicos creen que esta estrategia podría inspirar la creación de nuevos materiales con piezas entrelazadas capaces de disipar energía para evitar una rotura irreparable. Una vez más, la naturaleza nos da el trabajo hecho.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter