Aparte de un platillo delicioso en muchas partes del mundo, el cangrejo de río oculta más sorpresas que las gastronómicas. La doctora Barbara Beltz del Colegio Wellesley en Massachusetts ha descubierto que estos pequeños crustáceos tienen una facultad asombrosa: son capaces de transformar sus propias células sanguíneas en nuevas neuronas. Si se logra comprender el proceso, revolucionaría por completo los tratamientos de lesiones cerebrales o de enfermedades como el Alzheimer.

Los seres humanos somos capaces de generar nuestras propias neuronas, pero solo a través de células madre en las primeras etapas de crecimiento. La única manera de generar neuronas partiendo de células humanas adultas es en un laboratorio, y es un proceso complejo y costoso.

Advertisement

Los cangrejos de río, sin embargo, realizan este proceso de manera completamente natural mediante una zona en la base de sus cerebros denominada nicho. El trabajo de la doctora Beltz ha permitido confirmar que esa región del cerebro no genera células nerviosas por sí sola. Lo que hace esta zona es atraer células de la sangre denominadas hemocitos. Al asentarse en el nicho, los hemocitos se separan y se convierten en células nerviosas recién nacidas. El organismo del cangrejo utiliza estas células para reparar y regenerar tejido nervioso dañado.

El gran reto ahora es, por supuesto, descubrir cómo el organismo del animal es capaz de reprogramar una célula adulta para que se convierta en otra completamente diferente. Si lo consiguen, abrirán la puerta a una nuevo campo de la investigación con células madre. [vía New Scientist]

Foto: Cangrejo de río Blue Moon, por Nick9002, bajo licencia Creative Commons.